Consejos para que nuestra empresa ahorre energía

Las oficinas de nuestra empresa son un buen lugar para ahorrar energía utilizándola de forma eficiente, controlando la temperatura, aislando ventanas y marcos o apagando las luces y ordenadores.

Vivimos en una época en que prácticamente todas las empresas intentan recortar al máximo sus gastos para ahorrar. Uno de los apartados que siempre supone un gasto es el de la electricidad. Hoy vamos a ver algunos consejos para que nuestra oficina sea un poco más eficiente y la factura eléctrica más ligera.

Empezaremos con unas medidas que no nos costarán nada, y que podemos trasladar a otros ámbitos como el doméstico:

    • La potencia: ajustar la potencia contratada a la que realmente necesitemos. Con datos de consumos y potencias previas se puede hacer un estudio que nos diga qué potencia necesitamos realmente.
    • Mercado libre: en el mercado libre podemos encontrar compañías eléctricas que nos hagan un presupuesto a partir del estudio anterior que podría salirnos más barato del que tenemos ahora.

  • Conciencia de grupo: todos los trabajadores deben comprometerse a intentar ahorrar energía desenchufando los ordenadores cuando acaben su jornada, apagando las luces cuando la oficina esté vacía, etc.
  • Controlar la temperatura: una de las polémicas eternas en el trabajo es la temperatura. La eficiencia energética y la comodidad se cruzan en los 21ºC en invierno y los 26ºC en verano.
Ahora, vamos a ver algunas opciones que, si bien requieren un desembolso económico, a largo plazo acabarán siendo rentables. Igual que pasaba con las anteriores, algunas también podemos aplicarlas en casa:
  • Mejorar los aislamientos: las ventanas suelen ser una vía habitual de pérdida de energía, por lo que un cristal doble mejorara el aislamiento, además de minimizar el ruido que llegue de la calle. No hay que olvidar que los marcos también deben estar bien aislados, ya que por ahí también se escapa la energía.
  • Orientación de las ventanas: si las ventanas están orientadas al sur, en verano entrará más calor, por lo que hay que intentar reducir el calor dejando pasar la luz. Para ello podemos instalar toldos, persianas, venecianas, lamas u otros productos parecidos que encontremos en el mercado.
  • Sistema de climatización: la climatización es muy importante, tanto en verano como en invierno. Además de estar a las temperaturas que hemos dicho anteriormente, hay que buscar el sistema de climatización más eficiente. Para saber cual es podemos pedir ayuda a un profesional que haga un estudio detallado del sistema más eficiente y nos haga un presupuesto donde se incluyan un estudio de consumo y la justificación del ahorro.

Como veis, la mayoría son medidas fáciles de aplicar, sin un gran coste y que incluso llegarán a hacernos más llevaderas las horas en la oficina. Y vosotros, ¿tenéis alguna aportación más?

Fuente: El Blog de la Energía Sostenible

Foto: medul.la

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...