Como reducir los atascos en las ciudades

Los atascos en las ciudades no dejan de ser una molestia y una fuente de contaminación fácil de evitar fomentando el uso del transporte público y dejando el coche aparcado en casa.

Uno de los problemas que más se repiten en nuestras ciudades son los atascos de tráfico, especialmente en el centro o los accesos. Coger el coche a horas como las 8 de la mañana, las 2 del mediodía o las 7 de la tarde suele ser una tortura, que además de nuestra desesperación al volante provoca una gran contaminación, con los peligros que implica para todos los ciudadanos. Todos, desde los ciudadanos anónimos hasta los ayuntamientos, podemos aportar nuestro granito de arena para reducir los atascos. Hoy vamos a ver algunos consejos para evitar estos problemas en la movilidad urbana.

  • Transporte público: es un elemento muy importante a la hora de dejar el coche aparcado, pero no vale cualquier cosa. Debe ser un transporte público rápido, económico y sencillo, tres requisitos que no se suelen cumplir en muchas ciudades y que hacen que el coche le gane la partida al autobús o metro.
  • La bicicleta: después de años en los que los coches determinaban el diseño de las ciudades, la bicicleta ha comenzado a hacerse un hueco gracias a los carriles bici y a los sistemas de préstamo de bicicletas públicas, presentes en cada vez más ciudades. Pero todavía queda un largo camino por recorrer hasta que su uso se normalice. Para ello hacen falta normas que pacifiquen el tráfico o una mayor concienciación del resto de usuarios de las calles.
  • El uso peatonal de las calles: como decíamos en el punto anterior, los coches se lo han comido todo, incluso las calles o plazas. Por eso, es importante priorizar su uso para los peatones, restringiendo su uso por parte de los vehículos y devolviéndoselos a los peatones.
  • Limitar el tráfico: las ciudades han empezado  a tener una consciencia verde, y no es extraño que limiten o prohíban el uso de sus calles a los coches. Entre las medidas más útiles está la reducción de la velocidad a 30 km/h, las zonas donde no pueden entrar los coches más contaminantes o los barrios y calles donde directamente tienen prohibido circular. Además, la proliferación del teletrabajo también ayuda a que los ciudadanos utilicen cada vez menos su coche particular.
  • Cambiar nuestros hábitos: según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, casi la mitad de desplazamientos que se producen cada día en coche no llegan a los 3 kilómetros, una distancia fácil de cubrir en bicicleta, transporte público o incluso andando. Otro hábito que debemos introducir es el de compartir coche, lo que supone un ahorro tanto económico como de contaminación.

Como siempre, esperamos que aportéis vuestras ideas para conseguir una movilidad urbana más cómoda y sostenible.

Fuente: Consumer

Foto: sergis blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...