Cómo conseguir un agua menos contaminada

No hay que arrojar al inodoro colillas, tampones, compresas o preservativos, sino que se han de tirar al cubo de basura. Además hay que tener cuidado con los detergentes de la lavadora y lavavajillas, los geles y champús, ya que contaminan el agua.

reciclar

Reciclar botellas para contribuir a mejorar la calidad del agua

Todos somos culpables de la contaminación en el agua. Las industrias y los agricultores no son los únicos que contaminan el agua, las personas particulares también tienen una gran culpa. Diariamente nos desprendemos de productos de limpieza que liberan cantidades elevadas de contaminantes en la naturaleza. Son productos que utilizamos para nuestras tareas cotidianas, como la limpieza del hogar. Tenemos que tener cuidado con las cosas que tiramos a la basura, porque no lo sabemos pero poco a poco estamos contaminando el agua del planeta. Para preservar que el agua este clara y limpia, son necesarios algunos consejos.

  • El primero y más importante es tirar los desechos de comida a la basura. No hay que tirar los papeles grasientos y embalajes donde queramos, sino a los sitios especificados para ellos (contenedor amarillo para plásticos y envases).
  • Los restos de comida no tendríamos que tirarlos por el desagüe ni por la pila de la cocina, sino que hay que tirarlos al contenedor marrón de materia orgánica. De la misma manera que si hacemos un picnic, los restos de comida no hay que dejarlos en la primera papelera que veamos, ni cerca de un río o un estanque. El contenedor donde hay que llevarlos es el marrón.
  • Otra forma de conservar la calidad y cantidad del agua es que aquellos papeles que solemos utilizar para «empapelar» el suelo, normalmente, terminan en el agua. Es decir, contaminación directa. En este caso, los papeles utilizados se han de depositar en el contenedor azul para papel y cartón.
  • No tenemos que tirar sustancias pastosas o líquidas contaminantes (como es el caso de las pinturas) por el desagüe ya que contaminan el agua, obstruyen las tuberías y dificultan la labor de las depuradoras de aguas residuales. Tenemos que acudir a un punto limpio donde hay contenedores que se depositan los residuos que no se pueden dejar en ningún otro sitio, bien porque son peligrosos o demasiado grandes.
  • Las botellas de bebida, se han de reciclar también. El vidrio se ha de tirar en el contenedor verde de vidrio y nunca dejar una botella de cristal en un parque, ya que puede hacer de efecto lupa con contacto con el sol y se puede llegar a pegar fuego. El vidrio es muy delicado y, a la vez, peligroso.

Hay que ser muy cuidadoso con la naturaleza y es que hay algunos residuos que tardan semanas, y otros hasta siglos, en degradarse en la naturaleza. Es el caso de un papel de caramelo, nos cuesta dos segundos tirarlo de nuestra mano a la acera, a la carretera o al mar, pero tarda cinco años en desaparecer de la naturaleza. Lo mismo pasa con un envoltorio de aluminio que tarda 100 años en degradarse totalmente del planeta.

En definitiva, no hay que arrojar al inodoro colillas de cigarros, tampones, compresas, objetos pequeños o preservativos, sino que se han de depositar en el cubo de basura. Además hay que tener cuidado con los detergentes de la lavadora y lavavajillas, los geles y champús, ya que contaminan el agua. Para ser más cuidadoso con la naturaleza, y más concretamente para preservar la calidad del agua hay que utilizar las dosis necesarias.

FOTO/ Nemo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...