China, Brasil y la India se plantan en la Cumbre del Clima

Brasil, la India y China, junto a países subdesarrollados han abandonado las negociaciones en la Cumbre del Clima ante las dificultades de llegar a acuerdos sobre las ayudas a los afectados por desastres naturales ligados al cambio climático.

El devastador tifón Haiyan, que ha dejado miles de muertos a su paso por Filipinas o las inundaciones que acaba de sufrir la isla de Cerdeña son los dos últimos ejemplos de desastres naturales ocurridos en puntos tan alejados del planeta como el sudeste asiático y el Mediterráneo Occidental. Se trata de dos fenómenos relacionados directa o indirectamente con el cambio climático, y que supondrán un importante gasto para un país en vías de desarrollo y para otro que ha tenido que ser rescatado.

La coincidencia de estos dos fenómenos con la Cumbre del Clima debería facilitar acuerdos sobre las ayudas para los países en vías de desarrollo afectados por desastres naturales relacionados con el cambio climático; pero ni el facto humanitario ha servido para acercar posturas. La diferencia de posturas es tal que los países emergentes, con Brasil, la India y China a la cabeza, han decidio levantarse de la mesa de negociaciones y dejar solos a países como Estados Unidos, Australia o los europeos, partidarios de aplazar las decisiones hasta 2015.

Tampoco ha servido de nada la huelga de hambre iniciada hace una semana por el delegado filipino en la Cumbre, Naderev Yeb Saño, para intentar hacer realidad el mecanismo de daños y pérdidas, que debería servir para ayudar a países en desarrollo en caso de catástrofes como el tifón Haiyan. Pero lo único que ha conseguido son palmaditas en la espalda. Aunque quizá el mayor esperpetno de la cumbre es el protagonizado por Polonia, país organizador, que ha cesado a su ministro de Medio Ambiente en plena cumbre.

Antes del inicio de la Cumbre, Greenpeace y WWF, dos de las principales ONG medioambientalistas ya expresaron sus dudas sobre el éxito de un encuentro que parece ser de transición hasta la de París en 2015, y parece ser que no van desencaminadas. Pese a intentar tratar medidas que reduzcan los efectos del cambio climático, los organizadores solo confían en que la cumbre se salve del fracaso por los acuerdos financieros.

Desde la UE hablan de «verdaderos avances» en el tema económico y en intentar que países como Brasil o China reconozcan su papel contaminante, a la vez que países como Australia retrocedían en sus políticas medioambientales anunciando la retirada de la mayoría de sus políticas para reducir el cambio climático, como la tasa a las empresas por tonelada de CO2 emitida. Al menos, China ha empezado a intentar reducir sus emisiones, aunque como recuerda Europa siempre se puede hacer más.

Fuente: El País

Foto: DVIDSHUB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...