Catalunya prohíbe el fracking

La Generalitat de Catalunya ha decidido prohibir el fracking en todo su territorio, convirtiéndose en la segunda comunidad en hacerlo tras Cantabria.

Catalunya ha decidido rectificar su decisión inicial y no permitirá que se utilice el fracking para extraer petróleo o gas natural almacenado en hipotéticos yacimientos en su subsuelo. En abril decidió aplazar la prohibición hasta conocer las conclusiones de una comisión que estudiase los pros y contras de la fracturación hidráulica. Tras conocer los resultados de la comisión, la Generalitat ha decidido prohibir el fracking, aunque para ello no se ha basado en argumentos medioambientales.

El grupo de expertos que debía analizar la viabilidad del fracking en el territorio catalán llegó a la conclusión de que esa técnica apenas permitiría extraer gas suficiente para cubrir el consumo equivalente a 0’7 años en toda Catalunya. La escasa cantidad de gas que se extraería no compensaría los «costes sociales» que tendrían las autorizaciones a las empresas de fracking por parte de los ecologistas y movimientos opositores a esta técnica.

Para oficializar esta prohibición, la Generalitat modificó la normativa sobre urbanismo de la Ley de Acompañamiento de Presupuestos, aprobada el 30 de enero. El texto establece que no se permite «permitido utilizar la tecnología de la fracturación hidráulica cuando pueda tener efectos negativos sobre las características geológicas, ambientales, paisajísticas o socioeconómicas». A través de esta vía Catalunya quiere evitar que el Gobierno central presente recursos de inconstitucionalidad como hizo con la ley antifracking cántabra.

A la hora de la verdad, esto se traducirá en la negativa de la Generalitat de Catalunya todas las empresas que soliciten permisos urbanísticos para construir y poner en marcha instalaciones destinadas al fracking. En la práctica, la Generalitat ya había rechazado todas las peticiones de licencia que le habían llegado para esta finalidad, aunque con diferentes argumentos como la expiración del calendario para presentar las solicitudes. Aún así, quedaban casos por resolver.

Unas de las principales afectadas por la decisión del gobierno catalán son las cuatro zonas limítrofes entre Catalunya y Aragón donde el ministerio de Industria había dado luz verde para la exploración del terreno en busca de yacimientos de gas natural o petróleo. Sin embargo, será imposible que se lleven a cabo, pese a que los sondeos sean favorables. La única opción sería que el 100% de las instalaciones estuviese en suelo aragonés.

Mientras Catalunya zanjaba el debate del fracking prohibiéndolo, las federaciones de la industria química de CCOO y UGT se alinearon con Feique, la patronal del sector químico, en la firma de ‘Explorar para decidir’, una declaración de apoyo a la «exploración» de recursos de gas natural no convencional, es decir, el que se extrae mediante el fracking.

Via: El País

Foto: Bosc d’Anjou

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...