Catalunya no descarta más almacenes de gas subterráneos

La Generalitat de Catalunya apoyará a Gas Natural en la construcción de un almacén de gas subterráneo en unas cavidades salinas, pese a la mala experiencia del proyecto Castor.

Poco parece importarle a la Generalitat de Catalunya la experiencia vivida en las Terres de l’Ebre y el norte de la Comunitat Valenciana con el polémico almacén de gas subterráneo Castor, que provocó una serie de terremotos los pasados meses de septiembre y octubre. Pere Torres, secretario de Empresa y Competitividad ha defendido que Catalunya «necesita» almacenes de gas para aumentar sus reservas, pese a la imagen negativa que pueden tener estas instalaciones a raíz del caso del proyecto Castor.

Torres no dudó a la hora de ofrecer el apoyo de la Generalitat a Gas Natural, que quiere construir el primer almacén de gas subterráneo en las cavidades salinas de Balsareny, cerca de Manresa (Barcelona). Aunque la autorización final debe darla Industria, Torres afirme que el Govern hará todo lo que pueda para «intentar ayudar a la viabilidad» de un proyecto que la empresa gasística anunció hace dos años. El almacén estará en ocho cavidades a unos 900 metros de profundidad, constará entre 300 y 350 millones y la primera cavidad podría estar lista a mediados de 2017.

Ante los responsables de la gasística, Torres quiso desmarcar el proyecto de Gas Natural del almacén de gas Castor, y aprovechó la oportunidad para criticar que el Gobierno central, presidido entonces por Rodríguez Zapatero, promoviese el proyecto Castor sin suficientes garantías y sin el apoyo de las instituciones. Torres añadió que el Generalitat se opondrá a que los usuarios o el Estado tengan que pagar la factura del almacén tras la renuncia de Escal a la explotación.

Mientras, el almacén de gas subterráneo frente a Vinarós no deja de ser noticia. Un equipo liderado por el geólogo de la Universidad de Zaragoza Álvaro González ha publicado el primer estudio sobre Castor del que destacan dos datos. El primero, que se superaron los 1.000 terremotos, en lugar de los 500 que se había dicho hasta ahora; y el segundo, que aunque los seísmos asociados a la inyección de gas suelen ser pequeños, por debajo de los 3 grados, se registró uno que alcanzó los 4’3.

González no se atreve a confirmar si podrían producirse nuevos terremotos, y asegura que era de suponer que la actividad gasística en el almacén produciría terremotos, aunque «solo los supuestos más conservadores» hacían pensar en la gran magnitud de los seísmos. Castor es el único almacén de gas subterráneo paralizado en el mundo, aunque hace unos meses se registraron temblores de hasta 5’7 grados en un almacén similar en los Estados Unidos.

Más información: El País/La Vanguardia

Foto: jordiA+

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...