Catalunya amenaza con llevar a Europa el nuevo Plan Hidrológico del Ebro

El gobierno catalán amenaza con llevar a Europa el nuevo Plan Hidrológico del Ebro porque pone en peligro el Delta del Ebro, aunque en 2001 apoyó un plan muy parecido.

En 2001, la Generalitat de Catalunya presidida por Jordi Pujol no dudó en apoyar el Plan Hidrológico Nacional del PP, que entre otras cosas incluía el trasvase de agua del Ebro a zonas secas del Mediterráneo, desde Castellón a Almería; y garantizaba un caudal mínimo de 3.156 hectómetros cúbicos de agua en la desembocadura. La decisión de CiU tuvo unas consecuencias electorales terribles para el partido en las Tierras del Ebro, una herida que más de una década después todavía no ha cicatrizado.

Después de acabar «escaldados» por aquella situación, como reconoció hace unos meses su portavoz Frances Homs, la Generalitat se quedó sola con los ecologistas en su rechazo al nuevo Plan Hidrológico, aprobado el pasado 4 de julio por 74 votos a favor, 9 en contra y 5 abstenciones. La negativa del gobierno catalán llega pese a que el texto garantiza un caudal mínimo de 3.010 metros cúbicos de agua en el Delta, una cantidad muy parecida a la que CiU apoyó en 2001 y contra la que ahora se manifiesta enérgicamente.

El rechazo del ejecutivo catalán al nievo Plan Hidrológico llega al punto que nada más aprobarse, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, anunció que el Govern llevaría el plan a la Comisión Europea si se aprueba por Real Decreto, camino que parece que va a seguirse. Después de que el Consejo del Agua de la Cuenca Hidrológica del Ebro lo haya aprobado, el texto se remitirá al Ministerio de Agricultura y al Consejo Nacional del Agua, paso previo a que se traslade al Consejo de Ministros, donde se aprobará definitivamente.

Una de las críticas que Vila realizó al plan de gestión es que con los 3.010 hectómetros cúbicos de agua que se garantizan en la desembocadura se «pone en peligro» el futuro del Delta del Ebro. Las exigencias del gobierno catalán llegan hasta los 12.000 metros cúbicos de agua en los años húmedos, una cantidad que en las épocas de sequía se reduciría a los 7.000 hectómetros cúbicos al año.

Pese a que solo hubo 88 votos, en el Consejo del Agua hay 98, repartidos entre Gobierno (15), comunidades autónomas (Aragón tiene 12 votos; Catalunya, 6; La Rioja y Navarra, 4; Euskadi, Castilla y León y Cantabria 2 y Valencia y Castilla-La Mancha uno cada una), entidades locales (3), usuarios (32), y asociaciones agrarias, ecologistas y agentes sociales, que tienen dos votos cada unos. De esta forma, otros organismos catalanes como los regantes que aprovechan el agua del canal Segarra-Garrigues o el Ayuntamiento de Lleida, presidido por el socialista Àngel Ros votaron a favor del plan, que se ha convertido en la enésima polémica por la gestión del agua del Ebro.

Fuente: El País

Foto: _nur

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...