Castor cierra con una indemnización millonaria

El Gobierno ha declarado la hibernación del almacén de gas Castor, que hace un año provocó más de 200 terremotos; y Escal recibirá a cambio 1.350 millones de euros de indemnización.

Hace exactamente un año, los vecinos de las localidades del sur de Tarragona y el norte de Castellón sufrieron una serie de terremotos que se achacaron al proyecto Castor, un almacén de gas subterráneo frente al Delta del Ebro. Aunque al principio el Gobierno se mostró reacio al cierre del proyecto, cuya actividad se suspendió indefinidamente antes de que cesaran los seísmos, finalmente el Ejecutivo se ha atrevido a dar el paso y ha aprobado el Real Decreto que ordena la hibernación del almacén de gas Castor.

En la práctica, esto supone el fin de la actividad en el almacén aunque el pasado mes de junio ACS -empresa propietaria de Escal, la explotadora del almacén- anunció que ponía en marcha el proceso para renunciar a la explotación de Castor. Sin embargo, el Real Decreto establece una indemnización de 1.350 millones de euros para Escal que en primera instancia deberá asumir Enagás pero que a la hora de la verdad saldrá de la tarifa del gas de los usuarios durante los próximos 30 años.

Soraya Sáez de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, explicó tras el último Consejo de Ministros que el pago de la indemnización por parte de Enagás está «muy ligada a la financiación del BEI» (Banco Europeo de Inversiones). Sáez de Santamaría añadió que una vez retirada la concesión a Escal, Enagás será la encargada de gestionar el almacén aunque descarta nuevas actividades ya que la hibernación incluye la prohibición de llevar a cabo «cualquier extracción o inyección de gas natural».

Tras la hibernación declarada por el Gobierno, uno de los grandes interrogantes que se abren sobre Castor es qué pasará con él. Descartada por el propio Ejecutivo la reanudación de actividades gasísticas, la vicepresidenta explicó que según los resultados de los estudios técnicos el Consejo de Ministros podría «poner fin a la hibernación» o desmantelar el almacén subterráneo «en condiciones seguras», por lo que esta podría no ser la última página del culebrón Castor.

Situado unos 21 kilómetros mar adentro frente a la costa de Vinarós, al norte de Castellón, el almacén de gas Castor está en un antiguo yacimiento petrolífero a unos 1.700 metros de profundidad. Entre septiembre y octubre de 2013, localidades como Alcanar, Sant Carles de la Ràpita, Peñíscola o la propia Vinarós sufrieron más de 200 microseísmos, uno de ellos de 4 grados en la escala de Richter, pese a que se encuentran en una zona en la que hasta entonces casi no había constancia de actividad sísmica.

Vía: El Periódico Mediterráneo

Foto: Manel Zaera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...