Cara y cruz del ‘fracking’ en Estados Unidos

La cotización del barril de crudo, en el entorno de los 40 dólares, augura más saneamientos en el sector del ‘fracking’ mientras Norteamérica atesora las mayores reservas del planeta.

fracking

La Guerra del Crudo o Guerra del Petróleo va camino de cumplir dos años y de superar las previsiones de no pocos analistas, que no contemplaron que el escenario bajista pudiera mantenerse durante tanto tiempo. Aunque es cierto que el precio del barril de crudo acumula cierto repunte en los últimos meses, por la campaña de verano, la realidad es que todavía se deja un 10,2% en lo que llevamos de año. Los 42,7 dólares por barril que marca al cierre de esta edición confirman la prolongación del contexto de precios bajos al menos a medio plazo.

Esta situación ha motivado interesantes cambios en el equilibrio de poder entre los principales productores. De la mano de la fractura hidráulica o ‘fracking’, Estados Unidos se ha convertido en el mayor productor del mundo, acabando con la histórica hegemonía de Arabia Saudí. Además, el último informe de la agencia noruega Rystad Energy ha confirmado que Norteamérica dispone también de las mayores reservas petroleras del planeta. En estos momentos, hay 2.092 billones de barriles de crudo almacenados en el mundo y 264 billones de ellos (el 12,6% del total) están en territorio estadounidense.

¿Qué implicaciones tienen estos datos? En primer lugar, que si tenemos en cuenta que el actual ritmo de producción global es de unos 30 billones de barriles al año, las reservas disponibles en Estados Unidos serían suficientes para cubrir este cupo durante 9 años. No obstante, esta situación vuelve a comprometer la rentabilidad de muchas firmas de ‘fracking’, un sector que ya ha tenido que acometer un duro proceso de saneamiento. No hay que olvidar que otros productores, como Arabia Saudí, afrontan menores costes de extracción.

Las empresas norteamericanas de ‘fracking’ seguirán recortando sus inversiones así como su ritmo de producción pero sus competidores árabes cumplirán una estrategia bien distinta. Tal y como hemos comentado en otras ocasiones, Riad no contempla reducir la producción y la Agencia Internacional de la Energía cree que en 2017 podría incrementarse en 1,3 millones de barriles diarios la producción global. El petróleo seguirá dando titulares.

Vía: El País.

Foto: © oranhall

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...