Canal de Panamá, ¿A dónde llegará la ambición?

Una reflexión sobre el avance del comercio internacional por medio del Canal de Panamá, con ventajas para algunos, y los perjuicios ambientales que este avance ocasiona.

Canal de Panamá

Canal de Panamá

El Canal de Panamá está ubicado, tal como lo dice su nombre, en Panamá. Más precisamente se encuentra en la parte angosta del istmo de Panamá, la franja de tierra que une por medio del mar a América del Sur y América Central.

Desde su inauguración, en el año 1914, este Canal ha sido un importante punto para el comercio internacional, el cual se fue asentando y acrecentando con el pasar de los años debido a ser un excelente punto de comunicación marítima que reducía en semanas el arribo y salida de mercaderías desde los diversos países del mundo.

Por este motivo es que siempre están rondando las ideas de ampliaciones sobre el canal y seguir potenciando su valor comercial económico. Pero ahora bien, ¿A qué precio? ¿Cuánto es lo que se gana y lo que se pierde con el Canal de Panamá y sus ampliaciones? ¿Qué es más importante; los beneficios del comercio internacional o mantener el medio ambiente y lo que éste nos ofrece?


Sinceramente muchas preguntas con respuestas variadas y dispares. Si bien los beneficios económicos que ha significado el Canal do Panamá son indiscutibles, la ambición del hombre no debe cegarse. Se debe mirar más allá de estos beneficios materiales, y ver los impactos medioambientales que este importante canal de navegación causa; tanto actualmente como en un futuro con ampliaciones.

En pos de ayudar a que la mente humana se despeje un poco, y no solo tenga en cuenta las ventajas económicas del comercio internacional, os voy a dar unos lineamientos que dejan ver los perjuicios ambientales que se producen por este canal de navegación.

Las esclusas, las cuales permiten el paso de los barcos de un océano a otro, consumen una importante cantidad de agua potable, la cual sabemos no abundan por la tierra. Estas esclusas funcionan como ascensores en el agua para nivelar a los barcos con las distintas aguas en este cruce. Se está trabajando sobre la ampliación de nuevas esclusas (para recibir a barcos más grandes), lo que significaría mayor consumo de agua potable y destrucciones de zonas boscosas de alrededores del Canal de Panamá, por la construcción de distintas infraestructuras.

En las esclusas se utilizan 197 millones de litros de agua dulce para cada barco. Una cifra que da para pensar, ¿no?

– Los barcos o cruceros que pasan de un océano a otro por medio de este Canal, van y vienen de aguas saladas. Pero en el medio, pasan por lagos de agua dulce y los salinizan. Esto es totalmente perjudicial ya que con la salinización el agua no servirá para consumo humano.

Imagínense cómo serán los perjuicios con las ampliaciones, el derroche de agua que habrá, o mejor dicho el agua potable que se utilizará para un “gran negocio”. Pero yo me pregunto y os pregunto ¿Gran negocio para quién?

Foto: Construpages

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...