Cambio climático en el corazón de Asia: Tajikistan

La antigua república soviética de Tajikistan es el país más pobre de Asia Central y ahora se enfrenta al riesgo de ver cómo se reduce uno de sus recursos vitales: el agua. El glaciar del valle de Zerafashan es un ejemplo. Desde el 1927, ha reculado 3 metros, pero más de la mitad del retroceso se ha producido en los últimos veinte años. Como saben a la Agencia de Hidrometeorología, esto conlleva una disminución drástica de los recursos hídricos, pero también un aumento del riesgo de avenidas de agua.

Tajikistan corre el riesgo de padecer más que nadie el cambio climático

En los próximos 20 o 30 años, el volumen de agua en los ríos aumentará por la fusión de los glaciares y se verán más desastres naturales, como riadas. Después habrá un descenso importante en la cantidad de agua disponible.

Las riadas y los deslizamientos ya han causado el derrumbe de casas y la pérdida de vidas humanas. Algunos pueblos son abandonados y las pocas familias que se quedan viven con el miedo permanente de una nueva catástrofe. Las avenidas de agua y los lodos también han hecho aumentar el riesgo de enfermedades. Muchos niños que beben el agua del río tienen problemas médicos, lo que también ocurre en muchos adultos.

La gente de la zona cree que la causa es que en primavera cae mucha lluvia y todo el barro va a parar al río, y en verano, cuando las temperaturas suben, los microorganismos se esparcen rápidamente.

La Unión Europea ha llevado adelante proyectos de cooperación para que las poblaciones tengan agua potable. El sistema de purificación instalado por una ONG ha reducido el número de niños que caen enfermos por esta causa.

Uno de los problemas es que el patrón de lluvias ha alterado totalmente. El último año ha sido muy húmedo, pero los dos anteriores hubo sequía. La falta de agua para regar resulta fatal en un país donde la exportación de algodón es una de las principales fuentes de ingresos.

Un último problema es la producción de electricidad. El invierno del año pasado, el país quedó prácticamente paralizado porque la principal planta hidroeléctrica, la de Nurek, no pudo generar suficiente electricidad debido a los bajos niveles del agua. Se prevé que esto ocurra más a menudo en el futuro. Con el retroceso de los glaciares, el Tajikistan va perdiendo un recurso básico. Además, varios países vecinos dependen del agua que nace en estas montañas, y si el cambio climático agrava puede haber un dramático efecto en cadena.

Foto: Leehughes1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...