Brasil 2014 fue el Mundial más contaminante de la historia

Las grandes distancias entre las 12 ciudades sede del Mundial de Brasil 2014 lo han convertido en el más contaminante, pese a los esfuerzos por reducir la huella de carbono.

Con ocho prórrogas, Brasil 2014 tiene el honor de ser el Mundial de fútbol más largo de la historia y el más goleador empatado con el de Francia ’98. Además, la Copa del Mundo finalizada el pasado domingo con la victoria de Alemania tiene otro honor, este mucho menos agradable: Brasil 2014 fue el mundial más contaminante. Pese a los esfuerzos del Gobierno brasileño por reducir la huella de carbono en los desplazamientos, las colosales distancias entre las sedes no han evitado las emisiones de CO2.

La propia FIFA ha confirmado que durante el Mundial se han emitido 2’72 millones de toneladas de dióxido de carbono, casi el doble que en el pasado Mundial de Sudáfrica y el triple de las que se emitieron en Alemania 2006. Es la misma cantidad que emiten 534.000 vehículos en un año de circulación, y la FIFA indica que más del 80% de las emisiones procedían de los desplazamientos por carretera de los aficionados por Brasil. A esta cantidad hay que añadir la energía consumida por las televisiones para ver los partidos.

Se calcula que cerca de 4 millones de personas han ido a Brasil a seguir a su selección procedentes de todo el mundo, especialmente de países como Chile o Argentina, de donde se han desplazado grandes caravanas de aficionados para ver el Mundial. Esto supone un aumento del agua y los alimentos consumidos, más alojamiento y un aumento en la producción de basura, unos problemas cada vez más frecuentes en todo el planeta y que dejan una importante huella ecológica en las grandes ciudades.

Pero el problema no es exclusivo de las megaurbes brasileñas como Río de Janeiro, también se da en las grandes urbes de América Latina. La tasa de urbanización en el continente no deja de crecer, y cuatro de las 30 megaurbes del planeta están en él. Mientras, la región es una de las zonas más amenazadas del mundo por el cambio climático, y si no se toman medidas como reducir los desplazamientos o utilizar energías más limpias los efectos sobre América Latina pueden ser devastadores.

Pese a su récord de contaminación, no podemos obviar los esfuerzos de los organizadores para convertir Brasil 2014 en el mundial más sustentable de la historia, algo que ha ayudado a reducir las emisiones de CO2 y el consumo energético. Por ejemplo, en el diseño de los estadios se ha intentado aprovechar el agua de la lluvia, la luz del sol, se ha utilizado una iluminación de bajo consumo energético o se han empleado fuentes de energía renovables, un ejemplo a seguir para los Juegos olímpico de Río 2016.

Vía: El País

Foto: jikatu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...