Barcelona tendrá bicis públicas eléctricas en diciembre

A partir de diciembre, Barcelona contará con 300 bicis públicas de alquiler eléctricas que se sumarán al Bicing. Se necesitará un abono especial para poder utilizarlas.

Barcelona fue una ciudad pionera a la hora de instalar un servicio de alquiler de bicicletas públicas para favorecer el transporte sostenible en la ciudad. Corría el año 2007 cuando se puso en marcha un servicio que rápidamente se ha expandido por otras ciudades como Sevilla, Donostia, Valencia, Zaragoza o, más recientemente, Madrid. Ahora, la ciudad condal quiere dar un paso más y a partir de diciembre el Bicing empezará a contar también con bicicletas eléctricas que complementarán a las bicis convencionales que hay ahora

De momento, el Bicing eléctrico solo contará con 300 bicis. 150 se incorporarán a las estaciones en diciembre, y las otras 150 lo harán en enero del año que viene en una experiencia piloto que se alargará hasta marzo de 2017 y que estará limitada a una cantidad de usuarios que oscilará entre los 7.000 y los 8.000 barcelonenses. Todos ellos deberán pagar el nuevo abono, que costará 14 euros además del pago por el uso, y tendrán a su disposición 45 estaciones en toda la ciudad, según el propio alcalde de Barcelona Xavier Trias.

Las bicis serán muy parecidas a las actuales, aunque cambiarán su característico color rojo por el blanco. Desde el Ayuntamiento de Barcelona explican que el nuevo servicio será un complemento del Bicing, ya que permitirá a los usuarios hacer unos viajes más largos y les ayudará en las subidas. Con la prueba de la bicicleta eléctrica, el consistorio de la ciudad condal pretende que la bici se consolide todavía más como un medio de transporte integrado en las calles de Barcelona.

Estas bicis eléctricas pesarán un máximo de 23 kilos y podrán alcanzar los 25 km/h, lo que no impedirá su circulación por los carriles bici. Tendrán una batería de litio incorporada al chasis con una vida útil de 25.000 kilómetros y tardarán dos horas en cargarse del todo. Su integración en el sistema de Bicing convencional hará que se utilicen en el mismo horario y compartan app, servicio de atención al cliente, etc.; aunque tendrán un sistema de mantenimiento y reparación especial.

La idea es favorecer los viajes de menos de media hora para que las bicis estén disponibles para el máximo número posible de usuarios. Además del convencional, los usuarios de Bicing necesitarán el abono de 14 euros y también tendrán que pagar por utilizar la bici. Durante los primeros 30 minutos, el alquiler será de 0’45 euros, y desde entonces sumarán 80 céntimos cada media hora hasta alcanzar las dos horas, tiempo máximo de alquiler.

Vía: La Vanguardia

Foto: procsilas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...