Aprovecha las sobras de alimentos para hacer nuevos platos

#nolotiro es la campaña para hacer de las sobras de comida platos nuevos para el tupper del día siguiente, igual de sanos y apetecibles que todas tus recetas

Millones de personas en el mundo salen cada día de casa al trabajo, donde pasarán prácticamente toda la jornada hasta que regresen a su hogar. En la empresa donde estén tendrán reuniones, llamadas de teléfono, escribirán informes, emails… y también tendrán que desayunar, comer o merendar.

Ya es normal ver a la gente en el metro, en bici o en el autobús con sus bolsos de tuppers preparados para comer en la oficina. Sin duda, es una forma de comer sano con platos preparados en casa y además ahorrar el hecho de salir cada día a comer a un restaurante, algo que sin duda se llevaría parte de tu sueldo mensual.

En clave de consumo sostenible, contamos con muchas posibilidades de aprovechar alimentos que nos han sobrado en otras comidas para preparar por la noche la comida que nos llevaremos en el tupper al día siguiente. Esta es la idea que han desarrollado en el portal de Ciudadano 0,0 y en el que podrás encontrar todo tipo de consejos y recetas sobre lo que ellos han llamado recetas de aprovechamiento.

El ejemplo más claro está en la historia de Javier, el protagonista del vídeo que os mostramos, un diseñador gráfico de Madrid que cada día acude a un espacio de coworking a trabajar. Al lado de otros compañeros que suelen comer bocadillos o platos menos saludables, él se ha hecho un experto en el reaprovechamiento de alimentos para crear nuevos platos, como los canelones de pollo que tan buena pinta tienen.

La consigna debe ser siempre #nolotiro. ¿Cómo? Muy sencillo, pensando que son muchas las alternativas que nos da lo que no nos comemos. Aquí os traemos algunos consejos y ejemplos:

  • Si no sobra, mejor: para tirar algo antes tiene que sobrar, con lo cual si hacemos un buen cálculo de las raciones que cocinamos estaremos más cerca de acertar con la cantidad adecuada.
  • Si no te lo acabas, congélalo: a veces dejamos en el plato o en la sartén algo de comida que finalmente no nos comemos y acabamos por tirarla. ¿Por qué? Un pequeño trozo de carne nos puede servir para un sofrito, un poco de pescado para preparar un caldo de pescado, por no decir las cabezas de las gambas, por ejemplo. Si sobra algo aprovechable, a la nevera si lo consumirás pronto y, si no, al congelador.
  • Si no lo vas a usar, también congela: si hemos calculado mal y nos sobra mucha carne para las raciones que necesitamos, por ejemplo, no olvides congelarlo. Dejarlo fuera de la nevera una noche puede suponer echar a perder el producto y no poderlo cocinar.
  • Conoce los usos de cada producto y amplía tu recetario: si conoces una variedad un poco amplia de productos y sabes qué ingredientes tiene cada uno, será mucho más fácil pensar qué utilidad darle a los productos que nos sobran. Así, nuestra mente sabrá rápidamente para qué usar una sobra y la guardará o la utilizará cuando sea necesario.

En la campaña #nolotiro podemos encontrar muchas recetas para aprovechar nuestras sobras de días anteriores. Por ejemplo, qué mejor que aprovechar el pan duro que para hacer una buena y sabrosa sopa castellana o una sopa de cebolla gratinada. ¿Nos ha sobrado arroz blanco? Podemos preparar unos sanos calabacines rellenos de arroz para otro día. Los restos del cocido son un clásico y un perfecto aliado para hacer unas deliciosas empanadillas o croquetas. Las posibilidades son muchas, solo falta mentalidad para no tirar las cosas antes de tiempo y creatividad para convertirlas en aderezo o ingrediente principal de otros platos. Así seremos sostenibles, ahorradores y seguiremos comiendo sano en casa o en la oficina.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...