Apps verdes… y reciclaje de smartphones

Los teléfonos inteligentes tiene aplicaciones respetuosas con el medio ambiente, pero ni su proceso de fabricación ni su reciclaje lo son.

El boom de los teléfonos inteligentes, los smartphones, ha llegado acompañado de aplicaciones de todo tipo, y las ecológicas no podían ser menos. En más de una ocasión hemos hablado de estas apps verdes, que nos sirven para todo, desde encontrar un punto de reciclaje cerca de casa o estudiar nuestro consumo energético para reducirlo y, de paso, hacer que la factura también baje un poco.

Entre las apps que nos ayudan a encontrar puntos para reciclar pilas, ropa o los desperdicios de casa destaca Punto Limpio, disponible para Android e iOS. Guía de reciclaje es otra aplicación disponible para varios sistemas operativos que nos explica donde debemos depositar cada residuo según de qué se trata. La lucha contra la contaminación también tiene su espacio en este mundo. Pollution mide la contaminación en tiempo real, Noise Meter mide los decibelios de donde estemos a través del altavoz, Ecorio mide el CO2 que emitimos a la atmósfera en nuestro trayecto…

Para reducir el combustible que utilizamos, están Fuel Calculator para Android y Trip Fuel Calculator para iOS, y Energy Saver, disponible en ambos sistemas operativos, nos permite analizar el consumo de energía doméstico. Además, para cada sistema operativo hay apps que controlan nuestro consumo de batería, uno de los problemas más comunes de los smartphones. También encontramos apps para disfrutar más de la naturaleza, sobre plantas, animales o actividades en el medio ambiente.

Pero detrás de estas aplicaciones verdes, se esconde un proceso que no se caracteriza precisamente por ser muy ecológico, sino más bien todo lo contrario. El coltán y el tantalio son dos minerales esenciales para la fabricación de smartphones que se encuentran en países poco desarrollados, por lo que no debería costarnos demasiado hacernos una idea de como se extrae. La República Democrática del Congo posee el 80% de las reservas mundiales de este material, y en este país del corazón de África han estallado numerosos conflictos por el control de las minas que han dejado miles de muertos.

Otro de los puntos negros de los teléfonos inteligentes es su reciclaje. A parte de los metales tóxicos utilizados en la producción -como el plomo, el arsénico o el cadmio-, el 90% de sus elementos son reciclables, pero en España parece ser que nos hemos olvidado de ello. Cada año nos deshacemos de 25 millones de móviles, pero solo uno de cada cinco acaba reciclado, una tendencia que debería cambiarse, especialmente si tenemos en cuenta que tenemos 20 millones de terminales que podrían alargar su utilidad una vez los hemos desechado.

Fuente: Responsablemente

Foto: yuichirock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...