Ahogados por la fuente de vida

Año tras año, la capa de hielo del Ártico es cada vez más escasa. Desde 2005, el hielo ártico ha disminuido una media de un 10% cada año. Y durante los meses de verano, la superficie del océano helado se ha reducido casi a la mitad de lo que había en 2005. Algunos científicos calculan que es probable que el Polo Norte se deshiele completamente en los próximos 20 o 30 años. La desaparición del hielo ártico dificultaría mucho la supervivencia de los cazadores polares como el oso blanco, y provocaría alteraciones climáticas importantes.

Las islas del hemisferio sur también notan las consecuencias del deshielo Ártico

Los expertos aseguran que en cierta manera es como si la capa de hielo sobre el mar nos proveyese de servicios para el resto del planeta. Por ejemplo, proporcionando hábitats para determinados tipos de algas o bacterias, creando una capa que evita que el dióxido de carbono sea absorbido por el mar, actuando como un filtro para el dióxido de carbono, y sobre todo, actuando como un escudo contra el calor del sol, reflejando los rayos solares como lo hace la ropa blanca.

El deshielo de los polos tiene 3 grandes consecuencias a nivel climático:
1- En primer lugar, como el agua absorbe más dióxido de carbono de la atmósfera, el océano se calienta y se vuelve más ácido.
2- En segundo lugar, el agua dulce proveniente de los polos altera las corrientes oceánicas y aumenta las diferencias entre las zonas cálidas y frías.
3- La tercera consecuencia del deshielo es la subida del nivel de los océanos. Este hecho preocupa especialmente a los países costeros y los archipiélagos.

En las Islas Salomón, por ejemplo, sus habitantes viven en islas artificiales construidas apilando rocas. Pero el nivel del mar ha estado subiendo durante las últimas décadas y esto les provoca numerosos problemas. Por ejemplo, el agua del mar se está infiltrando en las reservas de agua dulce, afectando a las cosechas y el suministro de agua potable. Y los mosquitos, transmisores de la malaria, son ahora más abundantes.

El deshielo de los polos pone en peligro los ecosistemas y estilos de vida ancestrales. Los animales y las personas que viven del mar ahora se ven amenazados por lo que, durante siglos, ha sido su aliado. Los habitantes del archipiélago de Salomón prefieren vivir en las insulas ya que allí sus habitantes no enferman tanto a causa de la malaria, además con las lluvias no se crea tanto barro. Por eso han escogido el modo de vida insular por delante del de tierra firme.

Foto: Polar Cruises

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...