Acuerdo para la reducción de emisiones en la UE

Los líderes de la Unión Europea han dado luz verde a la propuesta de la Comisión de reducir en un 40% las emisiones de CO2 en 2030 10 meses después de esta lo aprobase.

Han pasado 10 meses desde que la Comisión Europea lanzó su propuesta energética para reducir en un 40% las emisiones de dióxido de carbono en el año 2030 respecto a los niveles de 1990 y lograr alcanzar el 27% en energías renovables. En estos 10 meses se ha renovado la comisión y algunos líderes de los 28 también han cambiado; pero no ha sido hasta ahora cuando se ha alcanzado el acuerdo para la reducción de emisiones en la Unión Europea. Casi un año perdido, marcado por las desavenencias internas entre los socios comunitarios.

«No ha sido fácil», explicaba el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy tras un encuentro en el que todos los países han aceptado unas medidas que el propio Van Rompuy define como «ambiciosas y efectivas desde el punto de vista del coste». Esta ha sido la última reunión del Consejo Europeo presidida por van Rompuy y con José Manuel Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea. En los próximos días, cederá el testigo al luxemburgués Jean-Claude Juncker.

Polonia, uno de los países más beligerantes a la reducción de emisiones de gases debido a la gran dependencia del carbón de su industria, cedió a cambio de que Europa financie su modernización y de la extensión del reparto de créditos de emisión gratuitos más allá de 2020. Aún así, parecía difícil que sea el país de Donald Tusk, sustituto de Van Rompuy al frente del Consejo Europeo, el que provocase el primer incendio en el seno de la nueva Comisión Europea.

También España y Portugal mostraron su preocupación sobre las interconexiones eléctricas, ya que la Península Ibérica es una «isla energética» en este campo. En 2030, cada socio comunitario deberá exportar a los países vecinos el 15% de la energía que producen, una cantidad que en el caso español no pasa del 2’4% -aunque en 2015 está previsto que sea el doble-. Los países bálticos están en la misma situación; y la primera prueba será en 2020, cuando deben alcanzar el 10%, aunque este objetivo es voluntario.

Desde las principales organizaciones ecologistas como Amigos de la Tierra o Greenpece critican que los objetivos que se ha marcado la Unión Europea «están muy por debajo de lo que se necesita» y de lo que Europa debería hacer para enfrentarse al cambio climático; y recuerdan que el paquete de medidas adoptado para 2020 (con objetivos obligatorios sobre emisiones y renovables) era mucho más ambicioso del que acaba de aprobarse.

Más información: La Vanguardia

Foto: Chad Miller

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...