908 ecologistas murieron asesinados entre 2002 y 2013

Entre 2002 y 2013 fueron asesinados 908 activistas medioambientales en todo el mundo, aunque la poca información invita a pensar que fueron muchos más.

Defender el medio ambiente nunca es fácil, pero la cosa se complica si lo hacemos en países donde el respeto a los derechos humanos o donde confluyen los intereses de terratenientes y grandes empresas. Entonces, es fácil que los ecologistas paguen su defensa del medio ambiente con su propia vida. Según un informe que acaba de presentar la ONG Global Witness, esto es lo que les pasó a los 908 ecologistas que fueron asesinados entre 2002 y 2013, principalmente en Asia y Brasil.

Hacer este informe no ha sido fácil, ya que la información sobre estos casos brilla por su ausencia, y desde la ONG reconocen que esto podría ser solo la punta del iceberg. Para llevar a cabo el estudio, Global Witness ha utilizado documentación fiable y la verificación sobre el terreno de sus socios locales, lo que dejaba en peor lugar a Brasil, con 448 ecologistas asesinados en la década estudiada. A mucha distancia le sigue Honduras, con 109 y las Filipinas, con 67 ecologistas muertos.

La metodología de Global Witness hace que sean estos países de América Latina o Asia en los que se han podido confirmar más casos de asesinatos medioambientales, aunque señala a África como un de los lugares con más de estos casos. Entre los países de los que sospecha la ONG encontramos Nigeria, a la República Democrática del Congo, a Zimbaue o a la República Centroafricana. Pero, salvo que las cosas cambien mucho, nunca llegaremos a conocer el número real de asesinatos medioambientales allí.

2012 fue el año más sangriento, con 147 asesinatos registrados, frente a los 51 conformados en 2002, el año en que hubo menos. El informe también demuestra que a medida que aumenta la competencia por los recursos naturales se multiplican los casos. A estos asesinatos hay que añadir las amenazas, las intimidaciones, la criminalización o la violencia que sufren los indígenas o habitantes de aldeas que se enfrentan a los macroproyectos que afectan a su forma de vida y a su entorno.

Pero uno de los aspectos más preocupantes es la impunidad con la que cuentan los asesinos medioambientales. Global Witness solo ha podido documentar juicios y condenas contra 10 personas por los 908 ecologistas asesinados. Una cantidad insignificante que al final demuestra que los responsables de los crímenes han acabado saliéndose con la suya, como critican desde la ONG. Sus representantes añaden que este problema pasa cada vez más desapercibido.

Via: El País

Foto: Don Perucho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...