800 millones en derechos de CO2

España es el país europeo que más derechos de CO2 compra en proporción a sus emisiones. En los últimos cuatro años, la compra de derechos de emisión ha supuesto un gasto de más de 800 millones de euros.

La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA, sus siglas en inglés) acaba de publicar un informe sobre la compra de derechos de emisión de dióxido de carbono, y España no queda en muy buen lugar. De hecho, es el país europeo que necesita comprar más derechos de CO2 en proporción a sus emisiones, un “honor” que comparte con Austria, Liechtenstein y Luxemburgo. Según la EEA, la diferencia entre las emisiones reales y lo que España debería haber reducido es del 13%, muy lejos del 1’9% de los países europeos.

Con estos datos, no es sorprendente que entre 2008 y 2012 el Gobierno español se haya gastado más de 800 millones de euros en comprar derechos de emisión para cumplir con los objetivos marcados en el protocolo de Kioto. La oficina de Cambio Climático afirma que este año no hará falta pagar más dinero, pero la realidad dice que el inventario no está cerrado y que las cuentas se presentan a principios de 2014, por lo que no es descartable la posibilidad de que haya alguna sorpresa.

El informe de la EEA también deja una buena noticia para España, ya que por primera vez dice que podrá cumplir con sus compromisos… pagando. Hasta ahora, España siempre aparecía como uno de los países más lejanos al cumplimiento -desde 1990 ha aumentado sus emisiones un 22’8%, lejos del 15% que podía hacerlo-. Sin embargo, la crisis ha contribuido a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en nuestro país, ya que en 2007, antes de su estallido, España emitió un 50% más que en 1990.

El Gobierno solo aporta dinero para cubrir los excesos de los llamados ?sectores difusos?, es decir transporte, hogares, agricultura, etc. Por su parte, las industrias tienen sus propios límites, con una asignación gratuita, pero la crisis y el descenso de producción han creado unos excedentes que se han dedicado a vender, lo que ha reportados millones de euros a algunas empresas.

Precisamente esta burbuja del carbono uno de los temores de Al Gore, excandidato a la presidencia estadounidense reconvertido a activista contra el cambio climático. Gore denunció recientemente la creación de esta burbuja, similar a la de las 2.0, las hipotecas basura o la inmobiliaria que está a punto de estallar; y avisó de sus peligros y de que sus gestores no son plenamente conscientes de los peligros que representa el cambio climático.

Más información: El País

Foto: Daniel Spiess

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...