57 casos de cáncer de tiroides en jóvenes tras Fukushima

En los tres años y medio que han pasado desde el accidente de Fukushima se han detectado 57 casos de cáncer de tiroides entre los menores expuestos a la radiación.

Tres años y medio después del accidente nuclear de Fukushima, el más grave de la historia, sus efectos todavía se sienten entre la población local. A los miles de desplazados de las localidades cercanas a la central nuclear japonesa hay que sumar ahora los 57 casos de cáncer de tiroides detectados en jóvenes de Fukushima desde marzo de 2011, cuando se produjeron el terremoto y el posterior tsunami que provocaron la catástrofe nuclear.

Las cifras corresponden a los datos recogidos por el comité de investigación sanitaria de la prefectura de Fukushima a 30 de junio, y suponen la detección de siete nuevos casos desde el mes de mayo. El informe solo tiene en cuenta a los habitantes de la zona que todavía son menores de edad, pero si tenemos en cuenta a los 300.000 nipones que desde entonces han cumplido los 18 años, que también han sido analizados, podríamos hablar de más de 100 casos ya que hay 103 casos dudosos de jóvenes mayores de edad.

El promedio de edad de los 57 pacientes diagnosticados ahora cuando ocurrió el accidente en 2011 es de 14’8 años, pero este no es el único dato alarmante en la zona. En la prefectura de Fukushima se calcula que 30 de cada 100.000 habitantes han desarrollado un cáncer de tiroides desde aquel fatídico 11 de marzo de 2011, mientras que en el resto de regiones del país asiático el número de pacientes diagnosticados de este tipo de cáncer no supera el 1’7 cada 100.000 habitantes.

Pese a que la relación parece clara, un panel de expertos considera «difícil» relacionar estos casos con la radiación producida por el accidente, y habrá que esperar a septiembre, cuando acabe la primera fase de revisiones, para que se evalúen los datos y se analice la conexión enfermedad-accidente. Hace unos meses, Naciones Unidas reconoció que los niños más expuestos a la radiación tendrían más riesgo de cáncer, aunque definió como «improbable» una alteración de las tasas de cáncer en todo el país.

La ONU habló de unos 1.000 niños expuestos a dosis peligrosas de radiación que podrían provocar un mayor riesgo de cáncer de tiroides, aunque recuerda que se trata de una dolencia inusual en menores. Tras del accidente de Chernóbil, casi 6.000 menores sufrieron cáncer de tiroides, una enfermedad que desarrollaron cuatro o cinco años después del accidente y que en la mayoría de casos se relacionó con el consumo de leche contaminada.

Vía: La Vanguardia

Foto: greensefa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...