25 años después el Exxon Valdez sigue contaminando

Hace 25 años que el petrolero Exxon Valdez protagonizaba uno de los peores derrames de petróleo, cuyos efectos se continúan sintiendo hoy en día.

Hay fechas que, para bien o para mal, quedan marcadas en la memoria de los pueblos, y el 24 de marzo de 1989 es una de ellas para los pescadores y habitantes de la costa del golfo Prince William Sound, en Alaska. La noche de aquel día, el petrolero Exxon Valdez encallaba en unos arrecifes del golfo creando el que a la postre sería el mayor desastre ecológico de los Estados Unidos. Más de 40 millones de litros de crudo acabaron en el agua, extendiendo la marea negra a lo largo de 2.000 kilómetros de costa.

Ya han pasado 25 años del accidente, pero sus consecuencias todavía se notan en Alaska. Coincidiendo con el 25º aniversario de la marea negra, los pescadores de la zona, activistas y expertos en vertidos de este tipo han denunciado que el golfo Prince William Sound continúa siendo un lugar «casi tan tóxico» como en los días posteriores del accidente, por lo que el daño producido por el accidente del petrolero y el derramo de crudo «persiste».

Como en todos los accidentes con petróleo de por medio, rápidamente se puso en marcha una operación de limpieza que tuvo un coste superior a los 2.000 millones de dólares (unos 1.450 millones de euros), cantidad a la que tuvo que hacer frente Exxon, la propietaria del petrolero siniestrado. Sin embargo, las tareas de limpieza tenían fecha de caducidad: 1992. A partir de entonces se esperaba que el petróleo que quedaba se dispersaría automáticamente en pocos años.

Sin embargo, ya han pasado 22 años desde que finalizó la operación de limpieza y, según los cálculos de los ecologistas, el porcentaje de petróleo eliminado no llega al 7%. Uno de los hechos más graves es que las aguas donde se produjo el derrame eran bastante remotas, por lo que vivía una gran cantidad de flora y fauna que fue gravemente dañada. Murieron miles de animales, entre ellos unas 250.000 aves marinas y unas 2.800 nutrias.

25 años después el vertido del Exxon Valdez continúa contaminante, y tras n cuarto de siglo las causas del accidente continúan siendo todo un misterio. Antes de medianoche, el capitán Joseph Hazelwood dejó a personal poco experimentado y que no había descansado lo suficiente que acabase la maniobra de atravesar el canal, advirtiendo que dos millas después había que cambiar de rumbo para evitar un accidente cuyo resultado aún sufre el medio ambiente.

Via: Ecología Verde

Foto: NOAA’s National Ocean Service

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...