Una sentencia comunitaria complica la firma de grandes tratados comerciales

El Tribunal de Justicia de la UE dictamina que los parlamentos nacionales de todos los socios comunitarios deben ratificar los grandes tratados comerciales.

types of transport of transporting are loads.

En los últimos años, el TTIP (Tratado Transpacífico de Comercio e Inversiones, por sus siglas en inglés) se ha convertido en uno de los grandes frentes de disputa entre los partidarios y detractores de lo que conocemos como globalización. Para unos, se trata de facilitar los intercambios comerciales entre ambos márgenes del Atlántico, con importantes beneficios culturales y sociales indirectos. Para otros, supone la articulación de un marco normativo que privilegia a las grandes corporaciones y sustrae la soberanía nacional. Ahora, una sentencia comunitaria respalda a los críticos.

El Tribunal de Justicia de la UE ha emitido un dictamen en el que establece que las instituciones comunitarias no están autorizadas para suscribir acuerdos comerciales de gran envergadura sin la ratificación de los diferentes parlamentos nacionales. Es decir, para poder firmar tratados como el TTIP será necesario que las cámaras de representantes de los 27 socios de la UE (28 si todavía contabilizamos al Reino Unido) den su visto bueno. En el plano teórico, este veredicto es un claro obstáculo en la dirección de conseguir una mayor integración política europea.

Sin embargo, las implicaciones de la sentencia no serán excesivamente novedosas. La firma de un tratado comercial entre la UE y Canadá (el CETA) ya evidenció las dificultades por la vía de conseguir la ratificación de diferentes parlamentos estatales. En esa ocasión, fue la cámara regional de Valonia, una de las dos grandes áreas administrativas e históricas de Bélgica, la que ralentizó el acuerdo definitivo. Sí que es cierto que, en base a lo dispuesto por el último dictamen, cualquier parlamento podría frenar la tramitación de un tratado comercial.

Conviene precisar que no todos los tratados internacionales que prepare la UE deberían pasar por este procedimiento pero sí que será pertinente cuando el texto afecte a cuestiones como el desarrollo sostenible o el empleo, aspectos muy habituales. Rizando un poco más el rizo, con esta sentencia en la mano se complican las opciones del Reino Unido de conseguir un acuerdo comercial beneficioso tras el ‘Brexit’. En cualquier caso, es un repliegue nacionalista.

Vía: Cinco Días.

Foto: © 3DDock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...