Tesla aumenta en 1000 dólares su sistema de conducción independiente

El sistema de conducción autónomo de los Tesla aumentará su coste dentro de pocos días en nada más y nada menos que 1000 dólares más.

A Elon Musk le podemos llamar vende-humo todo lo que queramos y posiblemente no nos equivoquemos en cierta manera. El magnate de Tesla ha demostrado ser un experto titiritero. Tiene una legión de seguidores tan apasionados por su trabajo y su marca que comprarían lo que fuera. El fenómeno es similar al que produjo Steve Jobs en su última época, cuando sus seguidores más acérrimos y totalmente nublados por su magnetismo hubieran hecho lo que fuera por defender la tecnología de Apple.

Elon ha anunciado ahora que la opción Full Self-Driving (FSD) de sus vehículos aumentará su precio desde el día 1 de julio en nada más y nada menos que otros 1000 dólares. No es precisamente un aumento reducido, sobre todo teniendo en cuenta que en el mes de agosto del pasado año 2019 el coste de esta opción ya creció previamente. El aumento podría encontrarse justificado en el caso de introducir nuevas funciones, pero de momento no se ha hablado de forma pública acerca de ello y la comunidad en general cree que no ocurrirá.

Por otro lado, tengamos en cuenta que el precio de esta opción ya es de 7000 dólares, por lo que un aumento a 8000 dólares va a resultar dramático. Sobre todo porque de momento la capacidad del coche de entrar en modo FSD no está ni siquiera lejos de completarse, al margen de que también existen numerosos problemas relacionados con la definición de este servicio.

Lo primero de todo es que hay que recordar que a día de hoy la opción FSD no garantiza que el coche vaya a conducir de forma totalmente independiente. Eso quizá sea algo que llegue en el futuro. ¿Pero cuándo es el futuro exactamente? ¿hasta qué momento vamos a tener que esperar? El escudo que utilizan los entusiastas de Tesla es decir que los gobiernos aún no permiten la conducción independiente por parte del vehículo sin mediar acción por parte del conductor. Y no es que no tengan razón, porque la tienen, pero no deja de ser incomprensible que se estén cobrando miles de dólares por un servicio que no está completo ni de lejos.

Posiblemente llegará el día en el que el coche de Tesla conduzca solo mientras nosotros nos echamos una siesta. Hoy día, aunque esta tecnología ya se utiliza con algunas funciones automatizadas, la realidad es que se necesita la supervisión del conductor en todo momento y solo se le quita un poco de trabajo. Además, hay rumores que indican que es posible que nunca llegue el día en el que los Tesla se conduzcan solos, puesto que es posible que todo el sistema autónomo termine siendo solo una característica a medio gas que siempre requiera supervisión. Esto son teorías conspiratorias, pero nos dan algo en lo que pensar.

Para que no se nos vaya el hype, Elon Musk dice que el aumento de precio es porque la tecnología está cada vez más cercana a completarse cuando se reciban todos los permisos necesarios. Y el ejecutivo de Tesla afirma que cuando ese momento llegue estaremos ante un sistema que no costará 7000 u 8000 dólares, sino que el precio que podríamos llegar a pagar estaría valorado en al menos 100.000 dólares o más. Pero por supuesto, estas son las típicas divagaciones de Musk que todos conocemos, puesto que no vemos muy real que vayamos a terminar pagando ese dineral (quizá en unas cuantas generaciones, pero no en el mundo en el que nosotros vivimos).

El problema con la tecnología de Tesla es que promete mucho, pero no cumple con los sueños que tienen los usuarios. Tiene ciertos elementos que sí están en camino de dar esa independencia que buscan los conductores (o más exactamente, los “no-conductores” del futuro), como capacidad para aparcar con un alto nivel de asistencia o cambios de carril automáticos, pero aún no es suficiente. Próximamente se introducirá el sistema con el cual el coche actuará en base a los semáforos, deteniéndose cuando esté en rojo sin que tengamos que hacerlo manualmente. Pero no va a ser, al menos hasta dentro de mucho tiempo, un sistema definitivo.

Y también hay que tener en mente los comentarios de muchos conductores de los Tesla con FSD, que dicen que ahora mismo el uso de esta tecnología no es tan fino como se podría imaginar y produce muchos dolores de cabeza. La experiencia se queda en la mitad del camino y en muchos aspectos produce desesperación en los conductores, ya que tienen que dividir el esfuerzo de conducir con el propio coche y la compenetración no siempre es buena. Por eso en general, el mundo está expectante, pero con mucha prudencia, para ver qué pasa con esta tecnología. En el futuro podría ser lo que lo revolucione todo. De momento vamos a tener que pagar 1000 dólares más por lo que, por ahora, son solo promesas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...