Repsol ve difícil un acuerdo con Argentina por YPF

Durante la presentación de resultados de Repsol, el presidente de la petrolera dijo ver “difícil” llegar a un acuerdo con Argentina tras la expropiación de su filial YPF por el gobierno argentino hace casi un año.

Repsol mantiene su enfrentamiento con Argentina.

Ya han pasado 10 meses y medio desde que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner expropió YPF a la petrolera española Repsol, pero el tema sigue dando que hablar. La última ocasión fue la presentación de resultados de Repsol, donde el presidente de la petrolera, Antonio Brufau, explicó que ve difícil la posibilidad de llegar a un acuerdo con el gobierno argentino para una compensación, aunque según sus palabras está abierto “a cualquier acuerdo para compensar la confiscación”. Actualmente, hay una demanda de arbitraje en el Ciadi interpuesta por la petrolera desde hace 9 meses.

La expropiación de su filial también ha marcado los resultados de Repsol el año pasado, ya que según la normativa tenía que excluir los datos de YPF en la comparación con los datos de 2011. A la desaparición de estos datos hay que añadir las nada desdeñables desinversiones que hizo la petrolera. Con estos dos elementos como platos fuertes, las cuentas, todavía pendientes de ser auditadas, arrojan un beneficio neto de 2.060 millones de euros, un 6’1% inferior al de 2011.

Además, el resultado neto recurrente fue de 1.954 millones -crece un 47% respecto al de 2011- y el ebitda de 6.956 millones -el 26’6% más-. La petrolera ve la clave de estos resultados en la mejora de sus cuentas en Bolivia, la vuelta a la actividad en Libia tras la caída del regimen de Gadafi y los mayores márgenes del refino fruto de la ampliación de sus plantas en Bilbao y Cartagena. Esto compensó lo que Repsol califica como el “peor entorno de la química” y el descenso de ventas en gasolineras españolas, que desde 2008 ha bajado un 25%.

Una vez la petrolera ha cumplido con el objetivo de desinversiones de su plan estratégico, se plantea la posibilidad de reemplazar los casi 3.000 millones que tiene en preferentes por bonos a largo plazo con un interés que compense su valor de cotización actual. Aunque esta opción está dentro del plan, no se llevará a cabo hasta que se produzca la venta del negocio de gas natural licuado a Shell, ya acordada, y que debería culminarse a finales de año o, como muy tarde, en los primeros meses de 2014.

Gas Natural Fenosa al margen, Repsol llegó al 31 de diciembre con una deuda financiera neta de 4.432 millones de euros, 486 menos de los que tenía justo un año antes. Cuando la operación con Shell esté definitivamente cerrada, la deuda se habrá reducido hasta la mitad, 2.200 millones. Por ahora, Repsol no tiene previsto realizar ninguna desinversión relevante más.

Fuente: Cinco Días

Foto: neil cummings

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...