Lo que se sabe hasta ahora del TTIP

El Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU se encuentra en un estado avanzado de las negociaciones y acaba de cerrarse el acuerdo Privacy Shield.

tratado

El pasado 8 de julio, los representantes de los países miembros de la Unión Europea (UE) votaron afirmativamente al acuerdo de transferencia de datos comerciales entre la UE y Estados Unidos. Se trataba de un trámite necesario para consumir otra etapa en aras de cerrar definitivamente el acuerdo de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión, más popularmente conocida por sus siglas en inglés, TTIP. Con esta aprobación, el llamado pacto Privacy Shield ya es una realidad a pesar de las complicaciones que fueron surgiendo durante su negociación. A continuación, repasamos cuál es el estado actual de las negociaciones sobre el TTIP.

¿Qué es el TTIP y qué países formarían parte del mismo?

Comúnmente conocido como Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU, el TTIP busca aumentar la integración comercial entre ambas orillas del Atlántico Norte y facilitar el intercambio de información. Su filosofía original habla de reducir las trabas al libre comercio, facilitar el movimiento de personas, capitales y mercancías dentro de este espacio y contribuir al desarrollo económico en general de los países implicados. Para ello, se establecerá un único marco de relaciones supranacionales, aspecto cuyos críticos consideran un retroceso de la soberanía nacional.

Las negociaciones se iniciaron formalmente en julio de 2013 en Washington y hasta la fecha se han celebrado otras doce reuniones entre Bruselas y distintas ciudades norteamericanas. El acuerdo comprometería a 29 países, consistentes en los 28 socios de la UE más Estados Unidos. El espacio implicado supone en torno al 60% de la riqueza mundial, un tercio del comercio de bienes de consumo y casi la mitad del comercio de servicios. Es por ello que, en caso de materializarse el acuerdo, el TTIP delimitaría el espacio económico más importante del mundo.

¿Qué se ha acordado hasta la fecha?

Las negociaciones sobre el TTIP se han mantenido bastante en secreto y ello ha dado pábulo a todo tipo de especulaciones sobre el contenido de las mismas y su alcance real. Los más críticos sobre el acuerdo han asegurado que el marco normativo conferirá un enorme peso a las grandes compañías multinacionales en detrimento de los Estados soberanos. Ello se explica por la creación de tribunales de justicia internacionales para dirimir los litigios entre las partes de acuerdo con la Resolución de Conflictos entre Inversores y Estados que está sobre la mesa.

En cualquier caso, es mucho más lo que se intuye o presupone que lo que realmente se conoce a ciencia cierta. De hecho, el acuerdo Privacy Shield puede considerarse el primer gran capítulo del TTIP totalmente cerrado. Sea como sea, se sabe que el tratado tendrá tres grandes bloques que regularán el acceso al mercado, los reglamentos específicos para cada sector productivo y la normativa general de aplicación del tratado. El TTIP reconoce nueve sectores industriales con un estatus especial de vigilancia normativa: productos químicos, cosméticos, ingeniería, productos sanitarios, plaguicidas, tecnologías de la información y la comunicación, productos farmacéuticos, productos textiles y vehículos.

En el apartado de normas podemos encontrar apartados dedicados a la protección del medio ambiente y la defensa de las energías limpias y renovables. También destaca el capítulo específico para las pequeñas y medianas empresa (pymes) que supuestamente no estaban incluidas en el tratado y que se verían desprotegidas frente a las grandes corporaciones. La propiedad intelectual es otro campo de batalla y que está relativamente relacionada con el Privacy Shield, si bien todavía se desconoce cómo se articulará la normativa específica al respecto.

Los grandes puntos de fricción

No es ningún secreto que las negociaciones del TTIP no están siendo un camino de rosas y no solo por las campañas que los críticos organizan periódicamente contra el tratado. En 2013, poco después de arrancar las negociaciones se filtraron los datos que acusaban al servicio de inteligencia norteamericano de practicar escuchas ilegales de líderes europeos. Ni que decir tiene que el episodio supuso un distanciamiento bastante claro entre las partes y que gobiernos como el de Alemania mostraron su desconfianza por el espionaje ‘entre aliados’.

Al margen de estas cuestiones, el ya comentado asunto del papel de los tribunales de arbitraje sigue siendo espinoso. Países como Francia defienden una mayor relevancia de la justicia nacional pero el espíritu del TTIP parece apuntar claramente en la dirección contraria. También queda pendiente la cuestión de los terceros países, como Canadá, Noruega o Suiza, que ya están siendo presionados para cerrar acuerdos.

Foto: © koydesign

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...