La paradoja noruega a cuenta de los combustibles fósiles

Noruega es el mayor productor petrolero europeo pero contempla prohibir la venta de coches con motores diésel y gasolina a partir de 2025.

petroleo

La semana pasada, el segundo socio más importante de la coalición que detenta el Gobierno de Noruega, el Partido del Progreso (de tendencia conservadora-nacionalista), sorprendió al anunciar que el país nórdico contempla la prohibición de la venta de vehículos con motores a gasolina o diésel a medio plazo. No es el primer país que se muestra favorable a este horizonte -en Holanda también se oyen voces en este sentido- pero el caso noruego es bastante particular. No en vano, es la mayor potencia petrolera de Europa.

La idea transmitida por el Partido del Progreso, que controla el Ministerio de Energía desde el acuerdo de gobierno suscrito en 2013, es la de prohibir la venta de vehículos que utilicen principalmente combustibles fósiles a partir del año 2025. Según el rotativo Dagens Næringsliv, que ha sido quien ha filtrado la noticia, los principales partidos del país (el Partido Laborista y el Partido Conservador) estarían de acuerdo con la iniciativa de la tercera fuerza, lo que garantizaría su aprobación en el ‘Storting’ o parlamento noruego.

La prohibición sería una de las medidas estrellas de la agenda reformista prevista por el citado ministerio de cara a 2030, en la que se promueve consolidar la creciente importancia de las fuentes de energía alternativas. No olvidemos que Noruega es el país con mayor número de vehículos eléctricos e híbridos por habitante, al tiempo que en 2015 este tipo de coches supusieron el 17% de las ventas en el país. Actualmente, el Gobierno noruego ya incentiva este modelo con reducciones fiscales entre otras ventajas, como la posibilidad de no pagar peajes y otras tasas.

Desde luego, esta cara de la política energética noruega contrasta sobremanera con las todavía importantes exportaciones de petróleo. El hundimiento de los precios del crudo parece haber obligado a las autoridades a fomentar un modelo que, no obstante, ya gozaba de gran éxito en el país (el eléctrico Tesla Model S fue el quinto coche más vendido en 2015). Está por ver cómo se adapta la industria automovilística al restrictivo marco que se vislumbra.

Vía: Sputnik Mundo.

Foto: petroleo vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...