Japón aspira a reactivar su economía con un plan de choque

El gobierno nipón anuncia un plan de choque para recuperar la economía estancada de su país

tokyo

El nuevo Gobierno de Japón se ha propuesto salir de la crisis con medidas drásticas, dejando atrás los discursos moderadores. En vista del estancamiento de su economía, y al contrario de las estrategias que suelen tomar los altos cargos, tiene previsto gastar una importante cantidad de dinero para promocionar el país tanto dentro como fuera de las fronteras.

Según ha adelantado el primer ministro nipón, Shinzo Abe, el ejecutivo va a destinar 10,3 millones de yenes, unos 87.200 millones de euros. Según sus cálculos, gracias a esta inversión espera producir un crecimiento del 2% del producto interior bruto (PIB), así como generar 600.000 empleos. Además, en vista del esfuerzo que se va a llevar a cabo desde el Gobierno, espera que las empresas privadas también pongan su granito de arena para acelerar la recuperación del país.

De estos 87.200 millones de euros, cerca de 32.000 se van a destinar a financiar obras públicas y a acelerar la construcción de la zona de Japón que quedo arrasada tras el devastador tsunami de marzo de 2011. Otros 3,1 millones de euros se utilizarán a promover la innovación y los avances tecnológicos, con el objetivo  de mejorar la competitividad del sector industrial. Porque, aunque Japón siempre se ha caracterizado por destacar en este ámbito, el auge de otras importantes potencias que no paran  de crecer, como la India, le están restando importancia a su tecnología.

Otro monto de 3,1 millones de euros irán destinados a los sistemas de salud y sanidad, así como a la revitalización de las economías regionales. Asimismo, para incentivar la anteriormente mencionada participación de las empresas y la aportación de capital privado a este plan, va a ofrecer bastantes facilidades a estos sectores. Una facilidades que les reportarán unos gastos de 1,8 billones de yenes. Con respecto a la mejora del acceso de las regiones del país a los mercados de financiación, desembolsará 1,4 billones de yenes.

Y es que, aunque la situación de Japón no es alarmante, sufre las consecuencias de la ralentización global. Además, de una persistente deflación, y se ve perjudicada por la fortaleza del yen, que aminora la competitividad de sus exportaciones. aún así, su economía continúa siendo la tercera del mundo, siendo superada únicamente por Estados Unidos y China. Así que Abe,  quien llegó al poder tras arrasar en las elecciones generales del 16 de diciembre, lo tiene muy claro: es «sumamente importante» superar la deflación y conseguir «una sociedad en la que el sudor de los trabajadores pueda dar su fruto».

Foto: Ian Muttoo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...