El encuentro institucional entre Estados Unidos y Cuba anticipa las primeras medidas de acercamiento

Casi toda la atención de la Cumbre de las Américas de Panamá se ha concentrado sobre los gestos y las declaraciones de Obama y Castro.

obama

Estaba bastante claro que la VII Cumbre de las Américas no iba a quedarse en un foro continental al uso, puesto que contaba con no pocos alicientes para concentrar la atención mediática. Desde luego, el más importante de ellos era saber si finalmente habría o no un encuentro directo entre Barack Obama y Raúl Castro, máximas autoridades de Estados Unidos y Cuba respectivamente. Tras anunciar a finales de 2014 el inicio del fin del embargo comercial y el restablecimiento de relaciones diplomáticas, era un paso inevitable.

La primera noche de la cumbre fue suficiente para ver a ambos mandatarios dándose la mano con la mejor de sus sonrisas. Al margen de los análisis políticos de turno, el impacto de este encuentro el terreno económico resulta difícil de cuantificar aunque nadie discute que va a ser muy notable. No hay que olvidar que, en paralelo con la máxima cita institucional del continente, también tenía ocasión la II Cumbre empresarial de las Américas. En este segundo escenario, los empresarios estadounidenses mostraban su expectación por los frutos del acuerdo.

Las autoridades cubanas presentes en la cumbre han asegurado que en los últimos meses han recibido a una gran cantidad de delegaciones empresariales norteamericanas, con quienes han discutido sobre las posibilidades que tienen en Cuba y los sectores donde pueden invertir. En este sentido, ha sorprendido el elevado grado de apertura que, al menos en apariencia, están exhibiendo los diplomáticos de la isla. Entre la relación de campos abiertos al comercio figuran las energías renovables, la industria farmacéutica, la biotecnología e incluso un sector tan sensible como el agroalimentario.

Cuba ha cifrado en 2500 millones de dólares las inversiones anuales necesarias para dotar a su economía del dinamismo deseado. Nuevamente, más de un analista se ha quedado perplejo ante la minuciosidad de los datos ofrecidos por los cubanos y la invitación tan directa a trasladar capitales a la isla. Los empresarios estadounidenses se mantienen a la expectativa aunque ya se estén dando los primeros pasos significativos, como el restablecimiento de una línea aérea comercial Orlando-La Habana.

Vía: Expansión.

Foto: mikebrice

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...