Todo juega en contra de las bolsas europeas en enero

La cercanía de las elecciones griegas, la ampliación de capital del Santander (y sus posibles imitadores) y las discretas cifras macroeconómicas restan atractivo a Europa.

bolsa
Los tiempos en los que los mercados descontaban todo lo malo y se volvían eufóricos ante cualquier buena señal parecen ser ya cosa del pasado. 2015 se ha estrenado como se despidió 2014, con mucha más incertidumbre que seguridad en lo concerniente a las bolsas. El calendario del presente año no parece demasiado propicio para hacer un pingüe negocio en los parqués, al menos en los europeos, tras varios años en los que los inversores se refugiaban precisamente en los indicadores del viejo continente.

Dentro de dos semanas los griegos acudirán a su cita con las urnas, unos comicios en los que, se diga lo que se diga, nadie se resigna a dar por descontado el triunfo electoral de Syriza, por lo que una eventual victoria de la coalición de izquierda radical supondría un hundimiento generalizado de las bolsas europeas. En este contexto, el Ibex-35 y el FTSE milanés parten como los selectivos a los que más podrían castigar los mercados en las jornadas posteriores. Este es, sin duda, el principal foco de incertidumbre a corto plazo.

No obstante, las fuertes ventas registradas en plazas como Madrid se deben también a los propios movimientos de las compañías cotizadas. Es evidente que la ampliación de capital del Santander (cuyos nuevos títulos entraron ayer en circulación) ha generado un temor generalizado a que otros grandes bancos europeos sigan su ejemplo, al tiempo que se intuye que los resultados de estos no serán tan positivos como se esperaba y que se recortará el dividendo por acción. Sea como sea, estas dudas no alcanzan la magnitud de las referentes al contexto político y macroeconómico.

Tras los pobres datos de crecimiento en los tres primeros trimestres de 2014, los mercados temen que la última oleada de cifras macroeconómicas del pasado año den continuidad a las malas sensaciones. Ello pasaría por que Francia siguiera estancada, Alemania creciera muy lentamente e Italia confirmara su recesión. En el caso de España no se descarta que el contexto continental acabe por frenar también su todavía discreto ritmo de crecimiento.

Vía: Cotizalia

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...