Las redes sociales no funcionan en Bolsa

¿Por qué no funcionan las redes sociales en la Bolsa? La respuesta puede tener múltiples variantes: unas de carácter interno y otras de carácter externo. Aquí vemos el caso de Facebook. Como factor interno, hay que destacar que la vida de una red social es caduca y tan pronto como tiene éxito, pasa de moda. Como factor externo, hay que destacar que Goldman Sachs vendió el 50% de sus acciones cuando la red social se estreno en el parquet.

¿Por qué no funcionan las redes sociales en la Bolsa? Esta es la pregunta que más de uno se hace ante la decepción que representa Facebook para los inversores desde que comenzó a cotizar. La respuesta puede tener múltiples variantes: unas de carácter interno y otras de carácter externo. Empecemos por los factores exógenos. Hace pocas semanas, Goldman Sachs, uno de los grupos bancarios de inversión y de valores con mayor proyección a nivel mundial, protagonizó una maniobra económica que tumbó por completo las expectativas que se tenían sobre la red social creada por Mark Zuckerberg: vendió el 50% de las acciones justamente el día del estreno en Bolsa de Facebook.

Facebook está en plena crisis bursátil

Era evidente que Goldman Sachs veía que el tirón de Facebook se había producido antes de su cotización y que cuando saliera de verdad al parquet iba a comenzar a perder fuelle, tal y como ha sucedido. Tan arriesgada maniobra bursátil salió de manera satisfactoria al fin y al cabo. Así pues, la venta de acciones por anticipado ha sido la clave del declive de redes sociales como Facebook, que a su vez arrastró a otras como LinkedIn. En este sentido, cabría preguntarse cómo es que se vio tan pronto la caída de Facebook. Es entonces cuando recurrimos a los factores endógenos que podrían explicar el fracaso de llevar a esta red social al campo bursátil.

Para empezar habría que apuntar que Facebook empezó con una cotización muy alta. Las expectativas eran tales que no podía hacer otra cosa que bajar. Y cuando algo baja tan rápido es muy difícil que se recupere. Era obvio que Facebook no era Google, y esta realidad es palpable desde el mismo momento en que tenemos en cuenta a qué se dedica cada compañía. Si Google lleva en la cresta de la ola muchos años y no hay competidora que pueda con ella, los continuos cambios que se producen en Facebook (cada vez, peor vistos por los usuarios) han lastrado su imagen en el mercado de valores. Facebook es una red social y como tal su volatilidad es inherente a su naturaleza. Recordemos que los usuarios son cada vez menores (un ejemplo de ello son los Estados Unidos) y que toda red social tiene una corta vida: es caduca y pronto pasa de moda. Quizás sean estas las razones por las que los inversores han comenzado a darle la espalda a la famosa red social.

Foto: deneyterrio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...