Las difíciles predicciones sobre el Ibex-35

El parqué madrileño se anota un 1,53% semanal pero subsisten serias amenazas en el corto y medio plazo que complican las previsiones sobre su evolución.

ibex

Que la bolsa es algo impredecible que escapa a cualquier lógica no es nada nuevo. El comienzo del presente año ha sido un buen ejemplo de ello, alternando jornadas de fuertes ganancias con otras de notables caídas. Al final del camino, el Ibex-35 encara febrero más cerca de sus máximos anuales que de sus soportes. Con todo, dada la volatilidad que ha exhibido en enero, cualquier análisis sobre su evolución en las próximas semanas debe cogerse con pinzas. Por algo se llama renta variable.

La pasada semana permitió al fin sumar varias jornadas positivas que han vuelto a dejar al principal selectivo español por encima de los 10.000 puntos. Concretamente, el parqué madrileño cerraba el pasado viernes 7 en los 10.072,4 puntos, una subida intradía del 1,08%. En el cómputo semanal, el Ibex se anotaba un 1,53% contra todo pronóstico, pues los elementos desestabilizadores que lo habían lastrado en las últimas semanas seguían estando presentes. Una prueba más de lo difícil que resulta prever el comportamiento del índice español incluso de una jornada a otra.

Por elementos desestabilizadores entendemos la crisis monetaria argentina, cuya divisa, el peso, acumula una devaluación de más del 16% respecto al dólar estadounidense. Dado que esta situación no va a cambiar en el medio plazo, es de esperar que cualquier agravamiento contagie al Ibex, uno de los índices más expuestos a este mercado debido a la fuerte presencia en Latinoamérica de varios de sus principales valores. Paralelamente, el impacto de las decisiones de la Reserva Federal seguirán teniendo incidencia aunque se notará principalmente en la prima de riesgo.

Por último, no puede pasarse por alto la reciente acusación del Tribunal Constitucional alemán al Banco Central Europeo de estar excediendo sus competencias al comprar ilimitadamente deuda pública. Aunque la decisión final recae sobre la propia Unión Europea, una sentencia favorable a la postura alemana podría tener consecuencias imprevisibles en naciones como España o Italia. El bono español a diez años, que cotiza en el 3,6% (su nivel más bajo desde 2006), subiría considerablemente.

Vía: Infobolsa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...