El Ibex-35: entre la consolidación de soportes y el asalto a las resistencias

Los inversores se mantienen a la expectativa ante la relativa volatilidad del principal selectivo español y su exposición a distintos focos de inestabilidad.

ibex

¿Qué hacemos en el Ibex-35? ¿Mantenemos posiciones? ¿Nos deshacemos de algunos títulos? ¿Renovamos nuestra cartera con algún valor que cotice al alza? Desde luego, no existen respuestas inequívocas para estos interrogantes, cuestiones que ni siquiera los grandes analistas se atreven a resolver. Por un lado, resulta evidente que el principal selectivo español se mantiene en niveles muy altos, experimentando una considerable revalorización en lo que llevamos de 2015. Sin embargo, no es menos cierto que las pérdidas en según qué sesiones han sido notables.

Esta situación es la propia de un tiempo marcado a partes iguales por la incertidumbre y las altas expectativas del mercado. Por ello, las variaciones entre sesiones de días correlativos han llegado a ser del 3 o el 4% en algunos casos, una volatilidad relativa porque, en última instancia, el Ibex-35 ha tendido a afianzar los terrenos conquistados. Sea como sea, en estos momentos el parqué madrileño parece estar a caballo entre la búsqueda de sus resistencias más fuertes y la consolidación de soportes bastante altos. Difícil panorama para los inversores.

El Ibex tocó máximos anuales en abril, cuando comenzaron a llegar los primeros datos de los resultados anuales de los grandes valores del índice. El buen hacer, sobre todo, de la banca (con Bankia como principal sorpresa positiva), empujó al selectivo español hacia sus resistencias, superando algunas de ellas (como la que estaba fijada en 11.800 puntos). A mediados de mes, el Ibex tocó los 11.866,4 enteros, fijando un registro no visto desde 2010. Fue entonces cuando cobró fuerza la posibilidad de alcanzar los 12.000 puntos.

En ese momento, la tendencia se invirtió y el selectivo comenzó a testear sus soportes, rebasando algunos de ellos como el fijado en 11.200 puntos. Afortunadamente, la cosa no pasó a mayores y la buena respuesta de valores como Aena o Abengoa evitó un descalabro prolongado. Eso ocurría en la sesión del 5 de mayo, cuando se vivió una caída intradía del 2,74% y el índice se fue a los 11.115,6 puntos. Ahora, en los 11.400, nadie sabe qué apostar.

Vía: Infobolsa

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...