Bankia se desploma en Bolsa

Bankia, la entidad nacionalizada hace apenas unos días, ha registrado el mayor desplome de una entidad bancaria en Bolsa en mucho tiempo. Con ella ha arrastrado al Ibex 35, que vuelve a situarse bajo mínimos. La entidad, por su parte, y el gobierno, que posee una mayor parte del control del banco, han querido despejar cualquier tipo de duda sobre la fuga de depósitos y han querido tranquilizar a sus clientes con un mensaje optimista. Los números, no obstante, dicen lo contrario.

En estos momentos que atraviesa la banca, me quiero referir a la frágil situación en la que se encuentra Bankia. La entidad, nacionalizada hacia apenas unos días por el Estado, acumula prácticamente desde su salida a Bolsa. Sin embargo, su trayectoria por el parquet ha sido especialmente controvertida desde inicios del mes de mayo, cuando se han registrado caídas del 50% de media. Ahora mismo se ha llegado el punto en que los inversores han dejado de creer en Bankia y ven peligrar sus ahorros, por lo que están retirando de manera progresiva sus ahorros. La caída en Bolsa, consecuentemente, ha sido bestial. Sin ahorradores, la entidad dirigida ahora por José Ignacio Goirigolzarri, el banco puede estar viviendo sus últimos días en operativo.

Bankia se queda sin clientes

A pesar del ambiente de pánico que se respira, desde el gobierno y desde la propia entidad se está tratando de tranquilizar a los clientes. Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía, ha declarado que Bankia posee un potencial suficiente para hacer frente a la crisis y que el nuevo equipo de dirección se encargará responsablemente de salir de la situación problemática en la que se encuentra. Además, Latorre ha desmentido cualquier rumor sobre la desbandada de clientes en forma de fuga de depósitos, noticia que de ser cierta complicaría mucho las cosas. Por su parte, Goirigolzarri ha afirmado que “los depositantes de Bankia pueden estar absolutamente tranquilos sobre la seguridad de los ahorros que han confiado a la entidad”.

Sin duda, el mensaje de tranquilidad contrasta con la cruda realidad: Bankia se ha desplomado en Bolsa de forma fulminante y sus acciones apenas valen un euro. Ni siquiera le ha valido a la entidad comprar parte de las acciones (por cierto, con dinero público) para evitar una caída mayor en el precio de los títulos. Los principales motivos para su nacionalización fueron la dudas sobre el saneamiento que debía llevar a cabo respecto a los activos tóxicos derivados del negocio inmobiliario y a su carencia de capital. Ahora, queda saber si las causas de la dimisión de Rodrigo Rato son las mismas por las que los ahorradores han dejado de depositar su confianza en dicha entidad. La debilidad de la situación financiera en España se hace palpable en este caso de Bankia, el cual agrava más aun la situación económica en España, azotado por la prima de riesgo y por unos bancos en ruina perpetua.

Foto: popicinio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...