6 jornadas negras de la bolsa para recordar

El crac de 2015 es, hasta el momento, el último de una larga lista de desplomes bursátiles en una o varias sesiones consecutivas.

bolsa

El año ha arrancado con fuertes pérdidas en las bolsas mundiales. En el caso de los mercados europeos, las caídas se explican por la desconfianza que empieza a generar la economía china y los propios focos de incertidumbre locales, como sucede con España. Ello ha llevado a algunos índices a protagonizar sesiones de intenso color rojo, lo que ha traído a la memoria los fantasmas de los grandes cracs históricos. Con la esperanza de no revivirlos, pasamos lista a seis jornadas bursátiles funestas.

1. El crac de 1873

Erróneamente, la mayoría de referencias a desplomes históricos se remontan, en última instancia, al crac de 1929. En septiembre de 1873, Jay Cooke&Company, un banco de Filadelfia, vio frustrados sus intentos de colocar bonos en el mercado y suspendió pagos. Rápidamente, el resto de compañías endeudadas trataron de refinanciarse sin éxito, al tiempo que numerosas firmas teóricamente solventes se quedaron sin financiación. Tras una tibia o inexistente reacción inicial, esta crisis, que traspasó las fronteras de la bolsa y afectó a la economía global, propició una mayor supervisión gubernamental.

2. El crac de 1890

En el marco de la depresión iniciada en 1873, se vivieron jornadas muy aciagas para los mercados. El primer gran colapso contemporáneo europeo aconteció en Reino Unido entre 1890 y 1893, siendo a su vez un coletazo del recrudecimiento de la crisis global. Aquel año, el Banco Baring intentó colocar 10 millones de libras en emisiones de deuda. El 90% de los títulos no encontraron comprador y la entidad se declaró en bancarrota. La oleada de pánico financiero en el país fue mayúscula y el Banco de Inglaterra se vio obligado a intervenir. Poco a poco, Estados Unidos o Francia también se contagiarían.

3. El crac de 1929

Ahora sí, el hundimiento bursátil más célebre de todos los tiempos. A comienzos de año se habían vivido sesiones con fuertes pérdidas pero la vorágine alcista recuperó el terreno perdido y, en principio, parecía que los ‘felices años veinte’ seguían en marcha. El 24 de octubre, sin embargo, la burbuja estallaría cuando 15 millones de nuevas acciones no encontraron comprador. El pánico sobrevino en Wall Street y los precios se desplomaron, forzando a los grandes banqueros a efectuar compras millonarias para mantener a flote los valores. Los días 28 y 29 se vivieron caídas del 13% y el 12%, respectivamente. Había comenzado la Gran Depresión.

wall street

4. El crac de 1987

Hizo falta esperar casi sesenta años para volver a vivir una jornada apocalíptica en las bolsas y nuevamente fue Wall Street su epicentro. Durante los ochenta, la economía norteamericana había superado la recesión iniciada a finales de los setenta y se encontraba expandiéndose a gran velocidad. Como siempre en estos casos, el crecimiento económico propició una sobreinversión en muchos valores. El 19 de octubre de 1987, la temida corrección se llevó a cabo de una sentada. Bastó una sola sesión para que el Dow Jones registrara el segundo mayor desplome intradía de su historia, un sobrecogedor 22,6%.

5. El crac de 2008

Las alarmas sobre una inminente crisis global no habían dejado de encenderse durante casi dos años. En septiembre de 2008, se produjo la temida quiebra de Lehman Brothers, el banco de inversión que se suponía era demasiado grande para caer. El 10 de octubre las bolsas mundiales, sobre todo las europeas, se tiñeron de rojo. El Ibex cedió un 9,1% y el FTSE británico un 8%. El Dow Jones ‘solo’ cayó un 4% pero la tormenta no había hecho sino empezar. Las caídas se mantendrían con dispar intensidad durante varios mucho tiempo, confirmando el inicio de la Gran Recesión.

6. El crac de 2015

Da verdadero miedo pensar que lo ocurrido en las bolsas el 24 de agosto del año pasado fue el primer capítulo de una grave crisis global. Lo cierto es que fue la mayor caída de los parqués internacionales en una sola jornada desde 2008, lo que puso nuevamente al mundo en vilo. China se convertía, muy a su pesar, en el primer epicentro no europeo de una crisis bursátil de alcance planetario. El inicio de 2016 ha confirmado que esta negativa influencia tendrá continuidad en el presente año.

* En la relación se han omitido los cracs de 1914 y 2001 al entender que, pese a superar en intensidad a algunos de los analizados, obedecieron a factores totalmente externos a los mercados (el estallido de la Primera Guerra Mundial y el 11-S).

Foto: bolsa y Wall Street vía Shutterstock /

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...