No basta con pedir perdón

Caixanova fue noticia hace algunas semanas por colocar preferentes (de gran rentabilidad, pero también con un gran riesgo asociado) a analfabetos. La publicación de esta información sacudió a la sociedad, cada vez más escandalizada con lo que pasa dentro del sistema financiero. Ahora el presidente de la entidad y el consejero delegado han publicado una carta de disculpa por los errores cometidos en el pasado.

Hace no mucho hice mención en un post a la noticia de que Caixanova había colocado preferentes a analfabetos, los cuales habían estampado su firma mediante su huella dactilar. Las preferentes tienen una gran rentabilidad, pero a su vez tienen asociado un alto riesgo de pérdida. La caja gallega había puesto el anzuelo con el cartel de la gran rentabilidad para engañar a muchos clientes que no sabían donde se estaban metiendo. No es cuestión de leer o no la letra pequeña, sino de que la venta de preferentes supone un auténtico timo, más aún para aquellas personas que no están familiarizadas con el lenguaje y el negocio financiero. Si además, estas personas son analfabetas, el engaño llega a ser mayúsculo.

Novagalicia Banco pide perdón

Caixanova englobaba las Caja de Ahorros de Vigo, Ourense y Pontevedra. En 2010, en uno de los muchos procesos de concentración de capital que se dio en el sistema financiero español, se fusionó con Caixa Galicia dando lugar a Novacaixagalicia, que tras su recapitalización el año pasado pasó a constituirse como banco: Novagalicia Banco. Las prácticas fraudulentas de la entidad gallega contrastan con las disculpas que acaba de publicar el consejo de administración de la misma, tema que nos trae hoy aquí. El presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, y el consejero delegado, César González-Bueno, han firmado un documento en el que piden disculpas a sus clientes por los errores cometidos en el pasado (entre los que se incluyen la venta de preferentes a analfabetos). El escándalo que se había originado en torno a la entidad era demasiado insoportable y, por tanto, los directivos han tenido que reaccionar. En la disculpa pública se afirma que “los clientes de las cajas merecen un reconocimiento de los errores, unas palabras de disculpa y el compromiso de buscar soluciones”.

Sin embargo, no solo basta con pedir disculpas. El banco que ha cometido un fraude ha de pagar por ello. Aunque esto queda en manos de la justicia, también estaría bien que desde la entidad se mostrara algún gesto de cambio de rumbo. Por el momento, parece buen síntoma que la entidad se ajuste a los patrones trazados por Europa para que se desprendan de activos tóxicos. Y es que a Novagalicia Banco no le queda más remedio, pues si quiere recibir la ayuda del fondo de rescate se tendrá que desprender de 12.000 viviendas que tiene en España. Es lo que tiene una mala gestión.

Foto: eduardoolivera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...