Lecciones suecas sobre inflación y política monetaria

El Banco de Suecia asegura que el país escandinavo presenta una inflación anual media del 2,6% desde mediados de la Edad Media.

suecia

El fantasma de la deflación sigue instalado a lo largo y ancho de la zona euro con interpretaciones muy dispares sobre sus riesgos y ventajas. Los más críticos con el alarmismo oficial ven en esta prolongada coyuntura de precios decrecientes una oportunidad para reactivar el consumo que ya se está materializando. Así, datos de crecimiento como el de España avalaría que un IPC negativo gracias a las materias primas es positivo para la economía. Frente a esta visión, los más escépticos creen que el empleo mejoraría con más inflación.

Debates ideológicos al margen, uno de los casos de mayor estabilidad en los precios es el de Suecia. El país nórdico parece ser un ejemplo en lo que a la política monetaria se refiere porque ha logrado que la evolución de sus precios sufra muchos menos altibajos que en el resto del continente. Lo ha hecho, además, sin disparar la deuda o el déficit público y sin que parezca que las políticas de estímulo hayan creado burbujas inquietantes en su economía (al menos, por ahora).

En septiembre, el IPC sueco se situó en el 0,1%, un crecimiento pírrico que ha motivado que arrecien las críticas internas a la labor del Banco de Suecia. El gobernador se escuda en que las políticas de expansión monetaria han sido muy importantes en los últimos años y que la proyección de los datos hacia el futuro no debería inquietar. La institución defiende que la tasa de inflación se ha situado en una media del 2,6% durante los últimos siete siglos.

Desde luego, la fiabilidad del cálculo es relativa porque incluye estimaciones más o menos arbitrarias para los siglos más remotos (la Baja Edad Media). Lo que se intenta vender es que el Riksbank ha cumplido mucho mejor que sus homólogos occidentales su función de velar por la estabilidad de precios. Es más, en los últimos cien años las fluctuaciones se han reducido a la mínima expresión. Para frenar la revalorización de la corona se fijaron unos históricos tipos de interés negativos en septiembre (-0,35%).

Vía: elEconomista.

Foto: Bennian

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...