Las tarjetas de crédito, más caras que nunca

Las tarjetas de crédito y débito alcanzaron un coste máximo el pasado mes de marzo. Ambas registraron un encarecimiento del 11,65% y 8,99%, respectivamente, en relación al año pasado. Además, también suben las comisiones máximas o la extracción de dinero en cajeros distintos a los del banco al que se pertenece.

En medio de una situación económica más que crítica, el Banco de España ha publicado unos datos que deberían indignar a la ciudadanía de manera general: Las tarjetas de crédito y débito alcanzaron un coste máximo el pasado mes de marzo. Ambas registraron un encarecimiento del 11,65% y 8,99%, respectivamente, en relación al año pasado. Según informa el diario El País, en su versión digital del 2 de abril de 2012, “las comisiones alcanzaron los 20,02 euros al año para los clientes con tarjeta de débito, lo que supone un repunte de más de dos euros frente a marzo de 2011. La comisión impuesta a las tarjetas de crédito ascendió hasta los 37,48 euros, tres euros más que el año anterior”.

Las tarjetas de crédito y débito, cada vez más caras

Además, la comisión máxima para estos servicios también sube. Las tarjetas de crédito llegan hasta 60 euros por comisión máxima, por los 47 de hace un año, mientras que las tarjetas de débito alcanzan los 30 euros de comisión máxima, cuando en 2011 eran 25 euros. Este incremento también viene acompañado de un aumento de las comisiones semestrales por el mantenimiento de las cuentas corrientes. Por no hablar de una de las prácticas cada vez menos usuales entre los clientes: sacar dinero en cajeros distintos a los del banco al que se pertenece. En este caso, las comisiones se elevaron hasta los 4,46 euros, casi lo mismo que sacar dinero en un país extranjero. No obstante, los servicios prestado por la banca, en este sentido, se abaratan de manera casi ínfima: los servicios de tarjetas de débito se rebajan 37 céntimos de euros, mientras que las de crédito lo hacen en 45 céntimos.

En definitiva, estamos en un momento de gran incertidumbre económica y financiera. Pues mientras los bancos siguen lucrándose y continúan moviendo fichas para reestructurar el sistema, los usuarios seguimos pagando por sus irresponsabilidades, incluso más que antes. Por esta razón, cuando desde Europa se afirma que el saneamiento de la banca española es más necesario que nunca, a los españoles nos entran cierta inquietud sobre la manera en que se realice esto. Quizás, las provisiones adicionales de 52.000 millones de euros que se exigen desde el Ministerio de Economía pueden ser una buena solución para acabar con ciertas prácticas que encarecen cada día la actividad financiera. Aún así, hay que tener en cuenta que hay otros organismos que piden que estas provisiones deben ser de más de 100.000 millones de euros.

Foto: laignoranciamata

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...