La reforma financiera se encalla

La salida de la crisis de España pasa una profunda reestructuración bancaria que no acaba de llegar. España y Bruselas todavía no se han puesto de acuerdo sobre el tema de las preferentes, así que la reforma tendrá que esperar. Mientras tanto, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional obligan a las entidades a entregar la lista de las cuentas bancarias a Hacienda para así controlar mejor el fraude fiscal.

Mientras el gobierno central no para de dar disgustos a la población más golpeada por la crisis (las últimas medidas aprobadas sobre el subsidio de 400 euros han encendido la alarma entre los ciudadanos), la reforma financiera del país (el verdadero problema de la economía española) va camino de eternizarse. En este sentido, hay dos noticias de gran actualidad que nos será necesario hacer referencia hoy aquí para comprender el enquistamiento que sufre el saneamiento del sector bancario en España. La primera de ellas hace referencia a la desestimación, por parte de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, de los recursos puestos por entidades como el BBVA, el Banco Santander, Banif y el Banco de Andalucía contra los requerimientos de la Agencia Tributaria. La segunda es la falta de acuerdo entre el gobierno y Bruselas para llevar a cabo la reforma financiera. Parece que el principal escollo para llevarla a cabo reside en la forma de compensar las desventajas de las preferentes.

Cristóbal Montoro

Comenzado por la negativa de la justicia a aceptar los recursos de las entidades bancarias para evitar entregar a Hacienda la lista de las cuentas bancarias, hay que decir que es un buen paso para investigar a fondo el fraude fiscal. De la misma manera, supone un mecanismo para controlar la actividad bancaria, la cual está dificultando mucho la salida de la crisis por parte de España. El comunicado enviado por el Tribunal Supremo lo dice todo: “el deber de colaboración con la Administración tributaria se impone sin más limitación que la trascendencia tributaria de la información solicitada, así como su obtención por la persona física o jurídica, pública o privada, requerida, bien como consecuencia del cumplimiento de las obligaciones de carácter tributario que pesan sobre ella, bien en mérito a sus relaciones económicas, profesionales o financieras con terceros”.

Para finalizar, estaría bien hacer referencia al desencuentro entre España y la Unión Europea para poner en práctica la ansiada reforma financiera que tanto necesita el país. La reforma, recordemos, podrá intervenir de manera directa a los bancos, lo que otorga al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) de unas competencias mayores, incluida la capacidad para echar el cierre de entidades que sean inviables. Algo que de haberse aprobado hace unos meses podría haber eliminado a Bankia del mapa financiero español. Aunque el Ministerio de Economía niega que haya ningún conflicto, lo cierto es que las discrepancias están ahí.

Foto: jumanjisolar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...