La morosidad bancaria recupera los niveles previos al rescate de Bankia

La tasa de créditos de dudoso cobro se reduce al 9,1%, un nivel similar al de mayo de 2012 y muy por debajo de los máximos de 2013.

Bank building, 3D images

La catarsis que sufrió el sector financiero español a mediados de 2012 sigue dando coletazos en la actualidad aunque, en honor a la verdad, la mayoría de entidades han logrado enderezar el rumbo (lo nuestro nos ha costado, literalmente). Uno de los indicadores más precisos para medir la solvencia del negocio bancario es la tasa de morosidad, que también es un termómetro de la solvencia familiar y empresarial. Según los últimos datos de 2016, este índice ha regresado a niveles no vistos en casi cinco años.

La morosidad bancaria se situó en el 9,1% el pasado mes de diciembre, lo que constituye su cifra más baja desde mayo de 2012. Los datos, publicados por el Banco de España, suponen una caída de una décima respecto a noviembre y quedan cuatro puntos por debajo de los máximos históricos. Por lo que respecta al volumen de créditos de dudoso cobro, este se reduce hasta los 116.259 millones de euros. Pese a la evidente mejoría, hablamos de una cifra equivalente a más del 10% del PIB español.

Las lecturas de estos datos son múltiples. En primer lugar, los clientes han aumentado su capacidad de afrontar los pagos, lo que puede ser la consecuencia de la mejora en el mercado laboral y el ya constatado repunte de los salarios durante el pasado año. Segundo, los bancos también son algo más restrictivos en lo que a la concesión de créditos se refiere. Aquí ha influido mucho la reducción de la rentabilidad de estos productos crediticios, fruto a su vez de la caída de los tipos de interés.

En consecuencia, la menor concesión de préstamos implica que la masa de dinero financiado caiga por motivos evidentes. El Banco de España lamenta, en cualquier caso, que los créditos no aumenten y espera que el esperado aumento de los tipos de interés para los próximos años revierta la situación. Esta visión resulta un tanto peligrosa porque la reducción de los préstamos no ha frenado la actividad económica, así que no se entiende que se eche en falta más endeudamiento.

Vía: República.com

Foto: © Daniilantiq

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...