La gran banca europea no es intocable

Tres de las principales entidades europeas se resienten en el test de Standard & Poor’s por la nueva regulación comunitaria.

deutsche

Lo que hace apenas unos años hubiera sido tachado de sacrilegio es hoy una simple imagen más de la crisis financiera. La agencia de calificación Standard & Poor’s ha decidido aplicar a las grandes entidades del viejo continente las mismas condiciones en sus exámenes que a la banca española, y no puede decirse que hayan salido demasiado bien paradas. El británico Barclays Bank, el helvético Credit Suisse y el germano Deutsche Bank han visto reducida su calificación porque S&P entiende que sus inversores se enfrentan a «crecientes riesgos». Aunque la situación no es especialmente grave, se espera una caída de los beneficios de las tres entidades.

La noticia no ha sentado precisamente bien a estos bancos cuyas acciones se han desplomado. El Deutsche Bank es sin duda el más castigado en el Dax alemán, cediendo un contundente 3,65% del valor de sus títulos al cierre de esta edición. Barclays también sufre el castigo de los mercados y se deja un 2,93%. La agencia mantiene sin embargo una perspectiva estable para los tres bancos, a los cuales se suma UBS que mantiene in extremis la «A-1».
S&P ha explicado que los distintos gobiernos nacionales y comunitarios están tomando cada vez más medidas a regular el sector bancario, lo que deja sin tanto margen de maniobra a las entidades. Uno de los elementos más evidentes de dicha regulación es la caída de los intereses abonados por los depósitos y productos de ahorro.

El resultado de este proceso de regulación es la pérdida de atractivo para los ahorradores, que buscan otras opciones para rentabilizar sus pasivos. La agencia ha dado a su vez información individualizada sobre los tres bancos. Barclays por ejemplo depende en exceso de la banca de inversión, lo que plantea demasiada incertidumbre sobre su futuro. El Deustche Bank también acusa esta vinculación con los mercados de inversión además de importantes requerimientos de capital, de acuerdo con las nuevas normativas internacionales sobre las provisiones bancarias. Una situación especialmente grave para Credit Suisse, uno de los principales bancos de inversión europeos.

Fuente: El Economista

Foto: jwalsh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...