La Comisión Europea, a favor de que los grandes ahorradores paguen el fracaso de los bancos

El comisario de Mercado Interior de la Unión Europea, Michel Barnier, así lo ha declarado

bancos

Desgraciadamente, parece que las polémicas condiciones del rescate a Chipre están sentando precedentes nada favorecedores para los ciudadanos. Pese a el aluvión de críticas que están recibiendo las propuestas para que el Gobierno chipriota cumpla sus requisitos para ser ayudado por los países de la eurozona,  algunas de ellas podrían expandirse por todo el continente.

Y es que, según ha anunciado el comisario de Mercado Interior de la Unión Europea, Michel Barnier, al diario «Handelsblatt», la Unión Europea quiere que sean los grandes inversores quienes paguen el saneamiento y la liquidación de los bancos. Pero no se trata únicamente de una propuesta, ya que según anunció, está previsto que antes de verano se apruebe una ley al respecto.

La ley establecerá que los depósitos de hasta 100.000 euros estén asegurados, pero los que superen dicha cantidad estarán obligados de asumir los costes de una posible bancarrota de la entidad.

Ante tal declaración de intenciones, la reconocida agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) no ha tardado demasiado en pronunciarse al respecto a través de un comunicado. Como no podía ser de otro modo, ha criticado duramente la medida asegurando que tendrá efectos inmediatos en las notas de los bancos europeos. Además, recurrir a inversores, acreedores y dueños de acciones y depósitos establecería un decisivo cambio de rumbo en los rescates.

Barnier sabía que su noticia traería cola, por lo que se esmeró en dar los máximos detalles posibles en su entrevista, indicando que «habrá reglas claras de juego para todos los que inviertan dinero en un banco». Pese a ello, esta propuesta no está absolutamente confirmada, ya que, por el momento se está estudiando en el Parlamento y debe ser aprobada por todos los países de la Unión Europea.

A falta de una confirmación final, lo que sí que está claro es que desde la UE se plantean seriamente que sean los ciudadanos quienes rescaten a los bancos. Prueba de ello, el respaldo de Michel Barnier al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, quien no dudó en asegurar que el rescate a Chipre iba a sentar decisivos precedentes para futuras intervenciones en la eurozona.

Una opinión no compartida con el ex presidente del eurogrupo y jefe de gobierno de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, quien si se mostró abiertamente en contra de las declaraciones de Dijsselbloem.  «Me molesta cuando se actúa como si la forma en la que se ha intentado resolver el problema de Chipre debe ser un modelo para futuros planes de rescate», indicó en  declaraciones a una televisión alemana. «No es un modelo. No tenemos que dar la impresión de que en el futuro los ahorros en Europa no estarán seguros. No tenemos que dar la impresión de que los inversores no deberían depositar su dinero en Europa».

Foto: 59937401@N07

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...