La CNMV penaliza al Deutsche Bank con una multa de 600.000 euros por no aportar a sus usuarios información adecuada sobre algunos de sus productos

La CNMV sanciona con 600.000 euros al Deutsche Bank al ofrecer una información poco precisa a sus clientes sobre algunos de los productos financieros que comercializaron en 2010

Deutsche Bank edificio

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vuelve a aparecer en escena. Lejos de traer buenas noticias llega con una nueva sanción bajo del brazo directa a reprender las prácticas del sector bancario. En esta ocasión, la multa es para una entidad como Deutsche Bank y como lleva siendo habitual la cuantía escocerá los bolsillos del grupo.

La CNMV ha impuesto una sanción de 600.000 euros a la enseña por no operar con total transparencia, en cuanto a la información que aportan a sus clientes sobre sus productos de refiere. Una especie de entresijos para colocar determinados productos y servicios que la Comisión entiende que son poco claros y penalizables.

En concreto, el órgano supervisor advierte de que Deutsche Bank trabajó en la venta durante el pasado año 2010 de diversos instrumentos de tipo financiero que carecían de los controles y evaluaciones necesarias para ofrecerse al público. Unos productos cuyo funcionamiento y rendimientos podría escaparse de los conocimientos de los clientes a los que se ofertaban generando una situación de cierta desinformación por parte de estos, a la hora de aceptar las inversiones propuestas por la entidad.

La Comisión no se ha andado con rodeos y ante esta falta de protección de los usuarios ha movido ficha imponiendo una sanción tipificada en su ordenamiento como muy grave. Esta multa se encuentra en la vía administrativa, donde es ya una resolución firme pero quedan abiertos otros canales a través de los que la entidad afectada podrá presentar recursos.

No es la primera vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores actúa por un caso de este tipo. En ocasiones anteriores ha impuesto cuantiosas sanciones para penalizar este tipo de comportamientos que dejan a los clientes del sector bancario en una situación de desprotección ante la falta de información o unos datos poco testados sobre el rendimiento que adquirirán sus fondos.

El Banco Pastor o el Santander, sin ir más lejos, figuran en la lista de entidades españolas que en la última etapa se han dado de bruces con la CNMV.

Vía: Expansión

Foto / gravitat-OFF

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...