La baja rentabilidad no ahuyenta a las familias de los depósitos

El Banco de España registra 770.000 millones de euros en depósitos suscritos por familias y organizaciones sin ánimo de lucro, el mayor importe de la historia.

depositos

En contextos de incertidumbre, es común que acabe imponiéndose la famosa lógica de que más vale malo conocido que bueno por conocer. Esto se aplica de manera casi matemática tanto en la política como en la economía, con interesantes implicaciones a distintos niveles. La última hornada de datos del Banco de España (BdeE) nos muestra que las familias españolas siguen confiando en la seguridad de los depósitos bancarios pese a la exigua rentabilidad. Es más, en el último mes se alcanzaron incluso niveles históricos.

En junio de 2016, las entidades financieras contaban con cerca de 770.000 millones de euros resguardados en productos seguros de ahorro y depositados por las familias e instituciones sin afán de lucro. El BdeE, que publica esta estadística de manera periódica desde 1989, nunca antes había registrado un importe tan cuantioso como este, a pesar de que el contexto de bajos tipos de interés ha restado mucho atractivo a los depósitos. Para ser exactos, el volumen total de depósitos creció un 2,1% en junio en comparación con el mismo mes de 2015.

¿Por qué los españoles siguen refugiándose en unos productos que prácticamente no ofrecen ningún rendimiento a sus ahorros? Los motivos son tanto prácticos como psicológicos. En primer lugar, el desconocimiento del funcionamiento de otros productos alternativos para sus ahorros lleva a las familias a optar por aquello que ya conocen. El formato de un depósito no presenta ninguna complejidad y además es sobradamente conocido que el BdeE garantiza hasta 100.000 euros por depositante. La perspectiva de una mayor rentabilidad pero asumiendo ciertos riesgos no convence en la actualidad.

En cuanto a los motivos psicológicos, el dinero depositado por las familias es muchas veces el resultado de muchos años de esfuerzos y sacrificios. Ya se trate de un colchón para cuando las cosas se tuerzan o de una cantidad destinada a sufragar gastos en educación o inversiones importantes, las familias no quieren sustos. De poco sirve advertir que las rentabilidades seguirán en niveles irrisorios durante mucho tiempo. Con el dinero de la familia no se juega.

Vía: Cinco Días.

Foto: © minervastock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...