La Audiencia Nacional extiende las imputaciones a todos los exdirectivos de Caja Madrid

El juez Andreu imputa a los 78 directivos que utilizaron tarjetas opacas por supuestos delitos de administración desleal, apropiación indebida y posibles remuneraciones ilegales.

Logo de Caja Madrid

El caso de las tarjetas opacas o ‘black’ de la extinta Caja Madrid dista mucho estar visto para sentencia. La magnitud de los hechos y la comprensible indignación generalizada entre la ciudadanía han convertido a la causa en uno de los procesos pendientes más mediáticos del país. Esta misma semana el juez Fernando Abreu ha dado un paso al frente al extender las imputaciones a la totalidad de directivos que utilizaron en algún momento las polémicas tarjetas, por lo que el número de imputados asciende a 81.

En un primer momento, las imputaciones se redujeron a los dos últimos presidentes de la entidad, Miguel Blesa y Rodrigo Rato, y al que fuera director financiero de la caja, Ildefonso Sánchez Barcoj. Los delitos aducidos para ampliar el número de acusados son prácticamente los mismos que sirvieron para imputar a la gran cúpula de Caja Madrid, esto es, administración desleal y apropiación indebida. Con todo, el juez Abreu sospecha que lo que sucedía en realidad era más bien un delito de remuneración ilegal a través de las tarjetas.

Esta posibilidad, que ya fue avanzada por Rato en su declaración, haría referencia al hecho de que las enormes cantidades de dinero gastado con las tarjetas (unos 15,2 millones de euros) serían complementos salariales. Dado que dichos emolumentos varían considerablemente según cada consejero o directivo y que, en ningún caso, se han realizado de manera legal (no constaban a Hacienda ni formaban parte de ningún contrato), se trataría igualmente de una práctica ilícita. El telón de fondo de todo este asunto no es otro que la mala utilización del dinero.

En su auto, Abreu llega incluso a apelar al sentido común ‘más elemental’ para señalar que las características de los gastos de los directivos no se ajustaban en absoluto a las normas de uso de cualquier tarjeta de empresa. La abundancia de gastos personales como el pago de bebidas alcohólicas, costosas comidas y cenas fuera del marco de sus trabajos e importantes retiradas de dinero en efectivo parecen atestiguar las impresiones del juez.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...