El Santander prepara una ampliación de capital sin espacio para las sorpresas

La entidad española recabará 7.500 millones de euros a través de una ampliación ‘exprés’ en la que solo participarán grandes inversores. Hará caja y mejorará su solvencia.

banco santander

En la jornada del pasado jueves, el Ibex-35 reaccionaba con determinación tras las sonoras caídas de los días anteriores cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ordenó la suspensión de la cotización de uno de los pesos pesados del índice, el Banco Santander. En esos momentos, el mayor grupo bancario español se anotaba una subida ligeramente superior al 3%. Tras la sorpresa inicial, comenzó a expandirse el rumor de que el Santander preparaba una inminente ampliación de capital con todos los flecos cubiertos.

Efectivamente, la entidad presidida por Ana Patricia Botín estaba ultimando una ampliación de capital por valor de 7.500 millones de euros según las cifras filtradas, un importe muy considerable. Con las acciones cotizando en los 6,85 euros en el momento de la suspensión, la CNMV tuvo claro que el banco podía sacar tajada de una entrada masiva de inversores. No sorprende por tanto que al cierre de esta edición se haya dado la vuelta a la tortilla y los títulos de la entidad se anoten una impresionante caída del 10,47%.

Realizadas las explicaciones formales, veamos ahora el fondo del asunto. El Santander amplía capital porque desea mejorar su ratio de solvencia en un momento en el que algunas voces están alertando sobre hipotéticas reducciones de los márgenes de beneficios de la banca española. Con este movimiento, la entidad de la saga Botín reconoce implícitamente cierta debilidad coyuntural que, sin embargo, espera resolver rápidamente con una ampliación en la que todo el pescado está vendido (los grandes inversores ya han copado la reserva de las nuevas acciones).

Por otro lado, las fuentes del banco consultadas no desmienten por completo que el Santander esté preparándose también para efectuar alguna compra significativa. En ningún caso se tratará de grandes movimientos llamados a marcar un antes y un después en la historia de la banca mundial, pero sí que se precisará de una mayor liquidez en caja para cerrar las supuestas operaciones. La fuerte caída de los títulos en estos momentos se debe a la reducción de los dividendos.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...