El Monte dei Paschi di Siena, primer reto del nuevo Gobierno italiano

Tras la dimisión de Renzi, el nuevo Ejecutivo de Gentiloni podría adoptar una decisión contundente para atajar la crisis de la banca italiana.

monte

Cuando la resolución de los problemas se posterga indefinidamente, estos tienden a agravarse de manera considerable. Esta máxima se repite con precisión matemática en el caso de los desequilibrios financieros, que pocas veces eluden un colapso que, en función de cuándo se ataje, será más o menos grave. En el caso de la banca italiana, pocas dudas caben de que la reacción de las autoridades competentes ha sido bastante vacilante, eludiendo la toma de grandes decisiones. Con la formación de un nuevo Gobierno, la cuestión no puede seguir esquivándose.

En los últimos días, Paolo Gentiloni ha aceptado el encargo de formar Gobierno tras la dimisión de Matteo Renzi por su clara derrota en el referéndum constitucional del 4 de diciembre. La primera y más apremiante tarea del nuevo Ejecutivo es proceder al saneamiento y reestructuración del sector bancario del país. El principal ‘enfermo’ es el ya célebre Monte dei Paschi di Siena, que parece encaminarse hacia un rescate cuyas características estaría ultimando el Gobierno italiano. De acuerdo con este guión, asistiríamos a dos fases.

En primer lugar, el Ministerio de Economía habría dado un voto de confianza a los responsables del banco para que consigan el capital que este precisa en el mercado. Sin embargo, está por ver si los planes de captación de 5.000 millones de euros salen adelante y, de ser así, si dicha cantidad sería suficiente para salvar el banco. La segunda fase se iniciaría si la primera no tuviera éxito, algo que se da prácticamente por descontado. Sería entonces cuando el Estado tomaría cartas en el asunto con un rescate de la entidad.

Esta última opción, huelga señalarlo, es la menos deseable por el Gobierno y por ello se ha tratado de esquivar con escasa fortuna. Hay otros bancos con problemas y se teme que la intervención en el banco de Siena, el tercero por volumen de negocio en Italia, no sea la única. El Banco Central Europeo (BCE) no quiere este desenlace pero apremia a resolver ya un problema que amenaza al resto de la banca europea.

Vía: Cinco Días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...