El Gobierno toma el Banco de Valencia

El Banco de España inyecta 3.000 millones de euros para sanear en Banco de Valencia. La intervención provoca la destitución de José Luís Olivas, el presidente de la entidad.

Ni un solo día ha esperado el Banco de España actuar en el Banco de Valencia, sometido a la inspección gubernamental, que ya antes de las elecciones había decidido intervenir las entidades insolventes. El Gobierno ha decidido sustituir la dirección del banco por una junta gestora nombrada por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). La intervención también se lleva por delante al máximo responsable de la entidad, José Luis Olivas, una personalidad fuertemente ligada al PP, el cual se vio forzado a presentar su dimisión a raíz del escándalo financiero protagonizado por la entidad.

El Banco de España sanea una entidad de 111 años de historia, basándose en la delicada situación de solvencia y liquidez que arrastraba. LA entidad se ha convertido en la cuarta intervenida, después de los casos de Caja Castilla La Mancha, Cajastur y la CAM, aunque es una de las más sonadas, pues agrupa el 0,74 por ciento del total de los activos del sistema financiero español.

El sometimiento excesivo al sector inmobiliario ha caído como una losa ante la gestión del Banco de Valencia, que agrupa activos problemáticos por valor de unos 4000 millones de euros, prácticamente el 20 por ciento del total. Los cálculos del Banco de España prevén una morosidad cercana al 20 por ciento debido al talón de Aquiles de la entidad valenciana: la falta de liquidez. La fuerte rebaja del rating de las agencias en las últimas semanas (está considerado B, el tercer peor nivel del bono basura), ha provocado que la entidad no pueda obtener financiación en el Banco Central Europeo (BCE) porque sus garantías no son válidas.

Precisamente ha sido la liquidez lo que ha obligado al Banco de Valencia a ser intervenido por el FROB, que dotará a la entidad valenciana de una inyección de 1.000 millones de euros, además de una línea de crédito de 2.000 millones. En total 3000 millones de euros destinados a salvar los muebles de una entidad controlada en parte por Bancaja, ahora integrada en Bankia, y cuya intervención podría dar lugar a más de un quebradero de cabeza político.

El futuro de la entidad valencia sigue siendo una incógnita. Banco de Valencia cuenta con 420 oficinas y 2.000 empleados, y concentra el 70 por ciento de su actividad en la comunidad Valenciana. Lleva casi un año en venta sin ningún éxito. El Banco Financiero y de Ahorro, entidad integrada en Bankia, se propuso la ampliación de capital del banco valenciano, aunque de momento parece rechazar dicha posibilidad, con lo que la venta será inevitable, aunque seguramente no se producirá al mejor postor.

Foto:Joanbanjo en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...