El cine y los atracos a bancos

Los bancos han encontrado en el canje de preferentes el mayor timo posible. Los perjudicados son los ciudadanos. Y es que en una sociedad que prefiere dar el golpe de suerte antes que ganarse la vida trabajando, la colocación de este tipo de acciones no ha sido nada fácil. La malas prácticas bancarias ya han afectado a más de un millón de personas, que ven como seguirán atados a estas participaciones de por vida con el riesgo que suponen. Dan ganas de atracar un banco.

Antes de meterme en materia, me gustaría decir que el post de hoy no pretende ser ninguna incitación al robo de bancos. Únicamente, propongo una reflexión sobre el papel del sistema financiero en nuestras vidas y cómo los ciudadanos pueden reaccionar ante los graves sucesos que están ocurriendo delante de nuestras narices. Hace poco salieron noticias sobre las preferentes y la ruina que ha supuesto para muchos inversores. En el último caso, el de Bankia, las pérdidas en este sentido han ascendido hasta el 57%. Y es que no es la primera vez que este tipo de acciones son calificadas como “timo”. Ya lo hizo David Galán en un artículo escrito el pasado 13 de febrero, cuando dio en el clavo al asociar “rentabilidad” a “riesgo”. Si en una entidad bancaria te ofrecen un producto de gran rentabilidad, hemos de pensar que esto puede suponer un alto riesgo para nuestros intereses y que podemos llegar a perderlo todo.

Protesta popular ante la sede de Bankia en Madrid

Entre 2008 y 2009, el Banco Santander, BBVA, el Banco Sabadell, el Banco Popular, La Caixa, Caja Madrid, Banco Pastor, Banesto, Caja Mediterráneo, Caixa Galicia, Caja Duero, Caja Castilla-La Mancha colocaron preferentes con rentabilidades de entre el 6% y el 8,25%. El número de perjudicados ascendió a más de un millón de personas. No se equivocaba el Banco de España cuando afirmaba que algunas entidades estaban llevando a cabo malas prácticas bancarias. El colmo fue cuando a inicios de este mes, salió la noticia de que Caixanova había colocado preferentes a analfabetos, que había estampado su firma mediante una huella dactilar. Cuando ves que hay tanta injusticia, tanto engaño y tanto ladrón metido en el banco, a uno le da por pensar que los atracos a las sucursales son hasta justificables, y no soy el primero que lo hace.

El cine es un medio perfecto para plasmar nuestros deseos más ocultos. A través de las películas, los directores de cine imaginan historias en las que se haga justicia social, ya que en la realidad se convierte en una quimera. Lo que he escrito hoy viene un poco motivado por la última película que he visto en las salas (El mundo es nuestro) y que trata con bastante acierto el tema de la crisis financiera (y de corrupción asociada a los bancos) que vive este país. No es la primera vez que se hace. Y es que el director Alfonso Sánchez ha estado claramente influido por José María Forqué cuando en 1962 filmó Atraco a las tres. Medio siglo después, las historias sobre atracadores de bancos no pasan de moda. ¿Será porque algo se hace mal en el sistema financiero? Recordad lo dije antes de las acciones preferentes y obtendréis la respuesta.

Foto: bluesorchid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...