El Banco de España interviene una filial del Banco de Andorra por supuesto blanqueo de capitales

La justicia estadounidense solicita la intervención de Banco Madrid por participar en una oscura trama de blanqueo de capitales procedentes de actividades criminales y evasión fiscal.

banco

El desarrollo de las redes sociales y demás vehículos de comunicación interpersonal a gran escala parece haber acabado con las llamadas noticias de última hora. Sin embargo, el pasado martes a eso de las 21:20 la mayoría de españoles que estaban viendo la televisión volvieron a vivir una de estas experiencias. A esa hora, todos los informativos interrumpieron su índice habitual para anunciar que el Banco de España (BdeE) acababa de aprobar una intervención. Rápidamente, los primeros pensamientos que vinieron a la cabeza estaban relacionados con los sucesos de 2012 y la catarata de nacionalizaciones bancarias. Caliente y frío a la vez.

Por petición expresa de la justicia estadounidense, el BdeE ha intervenido Banco Madrid, una filial del célebre Banco de Andorra. A diferencia de los motivos que impulsaron las intervenciones durante los peores años de la crisis, en esta ocasión la causa ha sido la lucha contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales. Según se desprende de las primeras informaciones al respecto, Banco Madrid habría participado en una supuesta trama internacional orquestada por la matriz del banco andorrano para regularizar capitales ilícitos, con dinero procedente del narcotráfico y de otras actividades ilegales.

La noticia llega en un momento en el que el propio Banco de Andorra se encuentra en el eje del huracán por haber facilitado, supuestamente, las prácticas de evasión fiscal llevadas a cabo por la familia del ex presidente de la Generalitat de Catalunya Jordi Pujol. No en vano, se trata de la entidad bancaria a la que acudían regularmente los miembros de la familia Pujol Ferrusola a depositar grandes cantidades de dinero en efectivo que, por el momento, no han podido justificar ante la justicia ni ante la comisión abierta en el Parlament por este motivo.

Con este golpe de autoridad, el BdeE protagoniza una acción prácticamente inédita en la historia de España: intervenir una entidad bancaria por supuestos delitos fiscales y por encargo de un organismo extranjero. Sea como sea, es plausible suponer que una parte del dinero blanqueado en la filial madrileña del Banco de Andorra ha defraudado al fisco español, con lo que se trataría también de un asunto interno español. Por otro lado, la decisión del gobernador Luis María Linde supone un nuevo mazazo a la gestión de su predecesor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que autorizó sin problemas la compra de Banco Madrid.

En honor de la verdad, la actuación de Fernández Ordóñez se explica en gran medida por la aprobación de un polémico convenio entre España y Andorra en 2011. Este acuerdo dejó en bandeja la entrada del Banco de Andorra en nuestro país a través de la mayor operación protagonizada por una entidad del principado en España. La compra de Banco Madrid, que hasta entonces pertenecía a Kutxabank y cuyo ámbito de negocio era eminentemente regional, se fraguó por unos aparentemente asequibles cien millones de euros.

Desde este momento, la entidad andorrana ha ido engrosando su cartera de activos en España al tiempo que atraía importantes patrimonios privados. Para consolidar este proceso, el banco se hizo con numerosas gestoras de fondos de cajas o bancos intervenidos como Banco de Valencia o Liberbank. A pesar de contar únicamente con quince mil clientes, Banco de Madrid gestiona activos por valor de seis mil millones de euros. Un desglose de los activos por cliente nos muestra una elevada desproporción, algo que ha acentuado las sospechas del Banco de España.

Es más, la historia reciente del banco andorrano ha estado trufada de acusaciones sobre lavado de dinero procedente de la corrupción antes incluso de conocerse las oscuras maniobras de Jordi Pujol en el verano de 2014. Las investigaciones judiciales probaron que las mafias china y rusa habían blanqueado capitales en el Principado, al tiempo que altos cargos políticos de España (principalmente, catalanes) y otros países también se sirvieron de la opacidad andorrana para evadir impuestos. La adquisición de Caixa Penedés facilitó la llegada de capitales desde Cataluña.

Por todo lo anterior, son muchas más las dudas que las certezas respecto al futuro de Banco Madrid y Banco de Andorra. La intervención de Estados Unidos enreda más si cabe el asunto y pone al descubierto una estructura delictiva de proporciones globales. Esta revelación coloca en una posición muy delicada a las propias autoridades del Principado. El Gobierno andorrano, reelegido hace dos semanas, se enfrenta a una intensa investigación por parte de organismos internacionales y a las posibles sanciones.

Vía: ABC

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...