Draghi al rescate

El presidente del Banco Central Europeo tiene un complicado papel tras el rescate de Chipre, que ha puesto en alerta a otros países tras la nueva fórmula de ayuda

Mario Draghi

Cuando en julio del año pasado se dispararon las primas de riesgo y se hundieron las bolsas europeas, una escueta pero contundente intervención del presidente del Banco Central Europeo bastó para evitar el colapso. «Haré todo lo necesario para salvar el euro. Y créanme, será suficiente». Con estas palabras, Mario Draghi iniciaba la recuperación gradual de la credibilidad de países como Italia, Portugal y España y ahuyentaba los fantasmas sobre el fin del euro.
En las últimas semanas se han sucedido nuevamente las salidas de tono de altos cargos y las desinformaciones vertidas sobre los planes de rescate para Chipre. En el día de hoy, se espera que Draghi comparezca para tratar de apaciguar los ánimos. De entrada, si bien sorprendería que el presidente del BCE anunciase una baja de los tipos de interés, la mayoría de analistas coinciden en señalar en que tal bajada acabará produciéndose a no mucho tardar salvo que la eurozona presente indicios sólidos de recuperación.
Draghi deberá calmar a los ahorradores españoles, italianos y portugueses después de las desafortunadas declaraciones de Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, insinuando que las medidas adoptadas en Chipre (quita a los depósitos) serían el ejemplo para futuras intervenciones. Este tipo de afirmaciones han servido para reforzar la idea de que el dinero no está igual de seguro en un país europeo que en otro pese a los intentos comunitarios de hacer ver lo contrario.

El otro gran asunto que debe tratar la reunión del BCE es la confirmación o revisión de las expectativas económicas de la Unión Europea para 2013. En este sentido, la postura del presidente difiere ligeramente de la de sus colaboradores, ya que a su juicio la recesión se prolongará hasta bien entrado el año, apoyándose en datos como la contracción industrial o la tasa de paro comunitaria, que sigue en máximos históricos pese a congelarse en marzo (12%). Con todo, el descenso de la inflación hasta el 1,7% (el nivel más bajo desde 2010) es una noticia que permite abrigar esperanzas de recuperación para finales de año.

Fuente: Cotizalia

Foto: Convergència Democràtica de Catalunya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...